En busca de la cura del linfoma no hodgkin en Puerto Rico

En busca de la cura del linfoma no hodgkin en Puerto Rico Dr. Fernando Cabanillas Escalona, director y fundador del Centro de Cáncer del Hospital Auxilio Mutuo. Foto: Servicio de Noticias Científicas de Medicina y Salud Pública de Puerto Rico (MSP).

El reto lanzado hace más de 15 años al doctor Fernando Cabanillas para curar el Linfoma no Hodgkin de crecimiento lento en Puerto Rico está a punto de lograrse.

Y es que el científico que arribó a la isla hace poco más de 13 años, según relató en entrevista exclusiva con la Revista Puertorriqueña de Medicina y Salud Pública (MSP), ha logrado que decenas de pacientes puertorriqueños sobrevivan este tipo de cáncer folicular mediante la combinación de varios medicamentos.

La “locura” que arropó al doctor Cabanillas Escalona por buscar la cura de los linfomas nació de su mentor en el estado de Houston, el doctor Emil Freireic, del Hospital MD Anderson, considerado un genio en el avance contra el cáncer a nivel internacional. Él encendió en Cabanillas la mecha científica en la búsqueda de la cura contra este tipo de enfermedad.

“Este tipo de linfoma constituye alrededor del 30% de todos los Linfomas no Hodgkin, que crece lento, pero al pasar de varios años, sino se trata correctamente, los pacientes podrían morir. Los tratamientos que hasta ahora hemos desarrollado han logrado que el 75% de los pacientes estén libres de enfermedad”, celebró Cabanillas Escalona, quien es miembro de numerosos comités científicos y organizaciones.

“Para el tiempo en que se me lanzó el reto para el 1980, no habían tratamientos disponibles para esta población con este tipo de linfoma folicular. Ahí comenzaron el desarrollo de esquemas de tratamientos combinando drogas y desarrollando otros tratamientos para evitar las recaídas”, recordó.

Y así lo ha podido lograr. El hoy director del Centro de Cáncer del Hospital Auxilio Mutuo combinó las fármacos Fludarabina, Novantrone y Dexametasona (llamado esquema “FND”), que en conjunto con el medicamento de Rituximab, ha logrado que sobre el 75% de los pacientes con Linfoma no Hodgkin de crecimiento lento en la isla estén libres de la enfermedad y sobre todo, ha evitado en gran medida su recurrencia.

Cada año, el doctor Cabanillas Escalona trata un promedio de 120 casos de pacientes con Linfoma no Hodgkin de crecimiento lento.

Más allá, el trabajo científico del doctor Cabanillas Escalona se ha destacado también por diseñar un sistema que predice los resultados de un tratamiento contra los linfomas, que le ha permitido identificar con antelación su efectividad sobre el paciente.

Otro despunte que descansa sobre el científico es el logro de ser el primero en aplicar la técnica del “PCR”, que detecta los residuos de linfomas foliculares y que también analiza los resultados de los tratamientos.

Aumentará el número de pacientes sobrevivientes

El doctor Cabanillas anunció que los estudios científicos ahora se dirigen a aumentar el porcentaje de pacientes sobrevivientes hacia un 85%, ya que las últimas investigaciones han arrojado un “subtipo” del mismo tumor del linfoma de grado bajo que se comporta más agresivo.

Por tal razón, el equipo de médicos ha enfilado sus herramientas clínicas y científicas hacia la implementación de un tratamiento más agresivo con los pacientes a los que se le identifique este tipo de tumor, caracterizado por ejemplo, por arrojar altos niveles de “LDH” en exámenes de laboratorios, índice asociado a tumores de linfomas agresivos. 

Otro indicativo podría ser el porcentaje de células de linfomas en fase profilerativa, donde un 30% confirma la existencia del tumor agresivo.

“Recientemente hicimos un estudio donde hemos identificado un grupo de pacientes en los que descubrimos que tienen el mismo tumor con características diferentes. A pesar de que el tumor se ve igual bajo el microscopio,  se comporta más agresivo”, reiteró.

“Lo que estamos haciendo es tratándolo de una forma más agresiva y haciéndolo de esa forma, a estos pacientes les está yendo mucho mejor y están teniendo mejores resultados. Precisamente este  descubrimiento nos llevará hacia el 85% de pacientes libres de la enfermedad”, reveló con su humilde tono de voz el también autor y colaborador de más de 300 publicaciones científicas originales en el campo de linfoma y en unos 50 capítulos de libros.

El Linfoma no Hodgkin de crecimiento lento de tipo folicular es aquel donde las células tienden a crecer en un patrón circular en los ganglios linfáticos. Este tipo de cáncer responde bien a tratamiento, pero ha sido difícil conseguir su cura. El tumor puede aparecer en la médula ósea.

Continúa el trabajo científico por el desarrollo de medicamentos 

El doctor Cabanillas también es parte del equipo científico de Puerto Rico que colabora a nivel mundial por el desarrollo de medicamentos nuevos contra el linfoma tipo folicular.

Por ejemplo, mencionó los nuevos fármacos aprobadas por la FDA, entre ellos la Ibrutinib y Nivolumab. Mientras el primero interfiere con el crecimiento y propagación de las células cancerosas, el segundo se utiliza para tratamiento de varios tipos de cáncer como el melanoma y también, figura como una inmunoterapia contra el cáncer metastásico.

“Son drogas identificadas para ser utilizadas como monoterapias. Lo importante es que si se combinan, se sepa cómo hacerlo”, formuló.

También destaca las investigaciones actuales sobre el linfoma difuso de células grandes (DLBCL), el linfoma más común y el que más casos presenta en Estados Unidos. Gracias a los estudios que se adelantan, el conocimiento sobre este tipo específico de linfoma es cada vez mayor.

Por esta razón, se está experimentando la reacción del DLBCL a nuevas drogas -entre ellas, las drogas biológicas- utilizadas para tratar afecciones no relacionadas con esta condición. Incluso, cada vez más médicos optan por tratar a los pacientes de linfoma no hodgkin con terapias dirigidas y el uso de terapias moleculares.

Más datos sobre la carrera médica y científica del doctor Cabanillas:

*De 1984 a 1997- El doctor Fernando Cabanillas jefe de la Sección de Linfomas y Mielomas del hospital MD Anderson. También se desempeñó como Director y Fundador del Departamento de Linfoma y Mieloma hasta su retiro.

*Reconocido en varias ocasiones como uno de los mejores médicos en los Estados Unidos. En el 2002 fue seleccionado el Mejor Profesor del Año en la División de Medicina del Hospital MD Anderson, en Houston, Texas.

*Primero en mostrar que cambios citogenéticos en el cromosoma 17, clínicamente esenciales en el pronóstico de pacientes con linfoma de células grandes.

*El Dr. Cabanillas y sus colaboradores en el Departamento de Linfoma y Mieloma descubrieron los factores pronósticos más importantes en los linfomas indolentes y agresivos. Los mismos son utilizados hoy día para diseñar experimentos clínicos así como para analizar sus resultados.

Fuente: Hospital Auxilio Mutuo

Comentarios

X