El reumatólogo y el uso en su oficina de la Ultrasonografia Musculoesqueletal

Ramón L. Ortega Colón, MD
Reumatólogo
Miembro de la Asociación de Reumatólogos
de Puerto Rico

Resumen
El uso de la ultrasonografía musculoesqueletal tiene cada vez mayor utilidad en el campo de la reumatología. Es una forma segura, económica y accesible para ayudar en el diagnóstico y seguimiento de las artritis inflamatorias. Cada vez se añaden más indicaciones para su uso en nuestros pacientes.

Abstract
The use of musculoskeletal ultrasonography is a powerful tool in the field of rheumatology. It is a safe, affordable and accessible way to help in the diagnosis and monitoring of inflammatory arthritis. Nowadays, more and more indications are added for its use with our patients.

Palabras claves
Ultrasonografía Musculoesqueletal, Artritis Inflamatoria Sinovitis

Keywords
Musculoskeletal Ultrasonography, Inflammatory Arthritis, Synovitis

La ultrasonografía musculoesqueletal tiene una historia que abarca más de 50 años. En el 1942 Karl Theodore Dussik se convirtió en el primer médico en utilizar el ultrasonido como una herramienta de diagnóstico. En su escrito, del 1958, sobre esta materia él narra su examen de diferentes tejidos articulares y periarticulares como cartílago articular, la cápsula articular, tendones, músculos, tejido adiposo, hueso y piel.

Con los avances en la tecnología, mejor resolución, máquinas portátiles y una mejor comprensión de la patofisiología de las enfermedades reumáticas, esta técnica se está convirtiendo en una extensión del examen físico del reumatólogo. Su uso en condiciones no inflamatorias musculoesqueletales, evaluación de tejidos blandos luego de trauma y su uso para guiar procedimientos ya está siendo más común en las oficinas de fisiatras y ortopedas. En Reumatología ya está formando parte de los currículos de adiestramiento y cada vez se le encuentra más utilidad en nuevas condiciones.

En los últimos años ha habido una explosión en el entendimiento, manejo y nuevas formas de tratamiento de condiciones como artritis reumatoide, artritis psoriásica, las espondiloartropatías y gota entre otros. Los medicamentos biológicos, el tener parámetros y medidas de resultado de tratamiento para llevar el paciente a un nivel de actividad inflamatoria baja o si posible remisión, requieren detectar la presencia de inflamación sinovial. El ultrasonido es más sensitivo que el examen clínico en la evaluación articular para la detección de sinovitis. Puede detectar sinovitis subclínica y hacer diferencia en las decisiones clínicas de tratamiento. Se puede utilizar para monitorear la respuesta a tratamiento. Se pueden ver erosiones antes de que aparezcan en rayos X y es mucho más económico que un estudio de resonancia magnética.

En la artritis psoriásica y espondiloartropatías nos ayuda a examinar las entesis para detectar inflamación activa, erosiones o la presencia de entesofitos. En Gota, que sabemos que en muchos pacientes es una proceso continuo y crónico, nos ayuda a diagnosticar la presencia de depósitos de urato en áreas articulares y periarticulares que pueden resultar en un manejo más agresivo y adecuado.

No debo dejar de mencionar su uso para procedimientos como inyecciones articulares en áreas realmente incómodas, en rodillas de pacientes obesos, definitivamente para inyectar la articulación de la cadera y para inyectar viscosuplementación entre otros usos.

En general va en vías a convertirse, como mencioné antes, en una extensión del examen físico que es y seguirá siendo siempre nuestra herramienta más importante de diagnóstico.

Comentarios

X