El futuro de las vacunas: optimismo basado en resultados

El futuro de las vacunas optimismo basado en resultados Dr. Manuel Elkin Patarroyo, creador de la vacuna contra la malaria y director del Instituto de Inmunología de Colombia
 Rosmery Cernadas
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

“Yo siempre le he dicho a la gente la analogía de que los virus son como un triciclo, así, proporcionalmente y en complejidad; las bacterias -como la de la tuberculosis- son como un camión o un carro, así de complejo y así en tamaño. Y el parásito de la malaria es como un ´yombo´, así de complejo y así de grande; la proporción viene así”, explica el reconocido científico Manuel Elkin Patarroyo en la entrevista realizada por Medicina y Salud Pública.

El célebre inmunólogo, celebrado internacionalmente como una autoridad de la salud por su logro en la creación de la primera vacuna contra la malaria, comparte una vez más su conocimiento y experiencias actuales en torno al trabajo que realizan él y su equipo en el Laboratorio de Inmunología ubicado en la ciudad de Bogotá, Colombia.

Por más de doscientos años, las vacunas han formado parte de la lucha contra enfermedades, las cuales han reducido sustancialmente las tasas de morbilidad y mortalidad por enfermedades infecciones en gran parte del mundo. Sin embargo, existe un largo camino que transitar.

“Si nosotros le pegamos al más grande, los demás caen”

En el encuentro con MSP, el inmunólogo comentó sus proyectos actuales en vísperas de mejorar las condiciones de vida de los seres humanos. “Están en proceso” la vacuna contra la Malaria falciparum, la más mortal, indicó el doctor. Por otro lado, planteó que se está trabajando en la vacuna contra la Malaria por Plasmodium vivax, la tuberculosis y el papiloma:

“Escogimos un virus, que es el del papiloma; una bacteria, que es la de la tuberculosis, y un parásito. Son distintos grados de complejidad de un mismo problema. Los virus son pequeñitos, simples; los bacilos de la tuberculosis son más grandes y más complejos y        -definitivamente- es un monstruo el parásito de la malaria”.

El científico, quien ha dedicado su vida a la ciencia, afirma que existe un acercamiento paulatino pero constante y positivo en cuanto al desarrollo y mejoramiento de las vacunas. En este sentido, se proclama entusiasta: “En eso yo soy muy optimista, pero no es un optimismo absurdo, es basado en resultados”.

Según el doctor, se trata de una aproximación multifactorial donde intervienen el punto de vista matemático, epidemiológico, de salud pública, químico y físico que, además, permite afirmar que la investigación “va por buen camino”. La inmunología ha experimentado un gran desarrollo en las últimas décadas revolucionando tanto la medicina como la investigación biomédica. Sin embargo, aún queda mucho por descubrir para beneficio del ser humano. Esa es la principal premisa del equipo liderado por el doctor Patarroyo, siendo conscientes de que se trata de un proyecto que requiere tiempo y suma dedicación.

A sus setenta y dos años, Patarroyo declara que posee plena fe en sus pupilos y confía que “teniendo tanta gente estructurada que tiene iguales o mejores conocimientos que los que tengo hoy en día, que pueden perfectamente dirigir laboratorios de investigación” el futuro de las vacunas está asegurada. “Eso se llama hacer escuela”, finaliza.

Comentarios

X