El analfabetismo aumentaría tres veces más el riesgo de demencia

El analfabetismo estaría vinculado a un riesgo triple de demencia Los investigadores actualmente están evaluando exámenes de RMN cerebral en un subconjunto de participantes del estudio.

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Los individuos que no saben leer ni escribir tienen un riesgo significativamente mayor de demencia en comparación con sus compañeros alfabetizados, según muestra una investigación reciente.

Los últimos resultados del proyecto en curso Washington Heights-Inwood Columbia Aging Project (WHICAP) mostraron que los adultos de 65 años o más que no sabían leer ni escribir tenían un aumento de demencia tres veces mayor al inicio en comparación con sus contrapartes alfabetizadas.

Además, los individuos que eran analfabetos pero no tenían demencia al inicio tenían el doble de probabilidades de desarrollar demencia incidente.

"Los pacientes analfabetos pueden estar en mayor riesgo de desarrollar demencia y deben ser monitoreados en consecuencia", dijo a Medscape Medical News la autora principal Jennifer J. Manly, PhD, del Colegio de Médicos y Cirujanos Vagelos de la Universidad de Columbia, Nueva York.

Las personas se autodeclaran analfabetas respondiendo sí o no a la pregunta: "¿Alguna vez aprendiste a leer o escribir?" Uno de los mensajes clave del estudio es que "las oportunidades educativas en la primera infancia influyen en el riesgo de demencia en la edad adulta", añadió.

El estudio aparece en la edición en línea del 13 de noviembre de Neurology.

Tasa de analfabetismo en EE.UU. alta

Se estima que 32 millones de personas en los Estados Unidos son analfabetas. Dado esto, dijo Manly, los hallazgos podrían tener implicaciones importantes en las políticas de salud pública para un estimado del 10% de la población.

Los investigadores evaluaron a 983 adultos que reportaron cuatro o menos años de educación que participaron en WHICAP, un estudio de cohorte prospectivo basado en la comunidad sobre la demencia en los barrios étnicamente diversos del norte de Manhattan, Nueva York. Los participantes fueron inscritos en el estudio en uno de los tres puntos temporales: 1992, 1999 o 2009.

Una prueba de lectura objetiva administrada a un subconjunto de la población del estudio ayudó a validar el estado de alfabetización auto-reportado.

Le puede interesar:   Descifran el perfil molecular de tres subtipos de linfoma de células B grandes

Los participantes también se sometieron a una batería de medidas cognitivas, funcionales y de salud en las evaluaciones de línea de base y de seguimiento. Luego, los investigadores compararon las tasas de demencia inicial, el riesgo de demencia incidente y la tasa de deterioro cognitivo entre los 237 participantes analfabetos y los 746 participantes alfabetizados.

Una conferencia de consenso clínico de neurólogos, psiquiatras y neuropsicólogos diagnosticó al 95% de los participantes afectados con demencia por la enfermedad de Alzheimer (EA). El resto tenía cuerpo de Lewy o demencia vascular.

Los investigadores examinaron la demencia prevalente e incidente y encontraron una mayor probabilidad de demencia prevalente en el grupo analfabeto en comparación con los participantes alfabetizados en un modelo no ajustado (odds-ratio[OR], 2,35; intervalo de confianza[IC] del 95%, 1,70 a 3,26).

Los participantes analfabetos también permanecieron con mayores probabilidades de padecer demencia prevalente en un análisis que se ajustó a los factores de confusión potenciales (OR, 2,65; IC del 95%: 1,55 a 4,50).

El riesgo de desarrollar demencia incidente también fue elevado entre los participantes analfabetos en comparación con los participantes alfabetizados en un modelo Cox no ajustado (OR, 1,95; IC del 95%: 1,46 a 2,60). El ajuste por covariables redujo el riesgo de demencia (OR, 1,63; IC del 95%: 1,12 a 2,36).

Más cerca del umbral de la demencia

Aunque varios estudios previos sugieren que el efecto de la educación sobre el riesgo de demencia es mayor para las mujeres que para los hombres, la investigación actual no mostró ningún efecto de la alfabetización basada en el sexo o el género.

Curiosamente, aunque los adultos analfabetos demostraron peor cognición al inicio del estudio, no experimentaron una tasa más rápida de declive cognitivo en comparación con los participantes alfabetizados.

Este hallazgo podría significar que "los adultos analfabetos están más cerca de los umbrales cognitivos y funcionales de la demencia que los individuos alfabetizados", anotan los investigadores.

"Este estudio se suma a esta literatura al asociar el analfabetismo con un mayor riesgo de demencia incidente y capacidades cognitivas más deficientes. El efecto de la alfabetización sobre el riesgo de demencia se mantuvo robusto incluso después de haber incluido los posibles factores de confusión de la alfabetización en las etapas iniciales y posteriores de la vida (es decir, el estatus socioeconómico y una salud general más deficiente)",

agregan.

"Uno de nuestros próximos objetivos es dilucidar los sustratos neuroanatómicos asociados con este mayor riesgo de demencia entre los adultos mayores con bajo nivel de alfabetización", señaló Manly.

Le puede interesar:   Nuevos y efectivos tratamientos para las enfermedades del corazón

Los investigadores actualmente están evaluando exámenes de RMN cerebral en un subconjunto de participantes del estudio.

"Podremos evaluar si existen diferencias estructurales neuroanatómicas entre los participantes analfabetos y alfabetizados, y si esto está asociado con un mayor riesgo de demencia", agregó Manly.

Otro objetivo futuro es determinar si los programas de alfabetización pueden mejorar el envejecimiento cognitivo y reducir el riesgo de demencia. "Nos encantaría asociarnos con programas de alfabetización de adultos para determinar si aprender a leer y escribir en la edad adulta proporciona beneficios cognitivos en la tercera edad", dijo Manly.

No es sorprendente

Al comentar sobre el estudio para Medscape Medical News, Anil K. Nair, MD, director del Centro de la Enfermedad de Alzheimer en Quincy, Massachusetts, dijo que el riesgo de demencia tres veces mayor en los individuos que no sabían leer ni escribir no era sorprendente.

"El diagnóstico de demencia se realizó mediante una prueba de memoria, que depende mucho del idioma, así que también era un indicador indirecto del idioma",

señaló Nair, que también es miembro de la Academia Estadounidense de Neurología.

Nair agregó que le gustaría ver el mismo estudio realizado en los niveles de proteína, señalando que sería interesante ver si la alfabetización y el analfabetismo se correlacionan con los niveles de proteína tau o amiloide.

El estudio fue financiado por una subvención del Instituto Nacional del Envejecimiento de los NIH. Manly y Nair no han revelado ninguna relación financiera relevante.

Comentarios

X