Efectiva terapia contra la sepsis como alternativa a los antibióticos en modelos experimentales

La sepsis es una respuesta sistémica causada por una infección que lleva a un estado inflamatorio excesivo.

Un estudio del IDIBAPS prueba que imipenem aumenta su eficacia si se combina con la administración intravenosa de la proteína CD6, un receptor presente en los linfocitos T del sistema inmunitario.

 La sepsis es un ámbito en el que todavía hay campo por recorrer, sobre todo en cuanto al beneficio que pueden aportar nuevas estrategias complementarias a la terapia antibiótica convencional. Así lo ha constatado un estudio liderado por investigadores del Grupo de Inmunoreceptores del IDIBAPS, al cual pertenecen el Dr. Mario Martínez-Florensa, primer autor del trabajo, y el Dr. Francisco Lozano, jefe del equipo y Consultor Senior del Servicio de Inmunología del Hospital Clínic.

Su investigación, llevada a cabo por el momento en ratones, ha demostrado que el antibiótico imipenem aumenta su eficacia si se combina con la administración intravenosa de la proteína CD6, un receptor presente en los linfocitos T de nuestro sistema inmunitario.

La sepsis es una respuesta sistémica causada por una infección que lleva a un estado inflamatorio excesivo y sostenido en el tiempo. De no resolverse, puede provocar una disfunción multiorgánica y, en ocasiones, la muerte. La mortalidad que conlleva es de un 35%, y en los casos de shock séptico, cuando la respuesta sistémica se acompaña de anomalías circulatorias, celulares y metabólicas, aumenta a un 60%.

Le puede interesar:   El endocrinólogo pediátrico puertorriqueño que también es paciente con diabetes

Los antibióticos son una parte indispensable para su tratamiento, pero son insuficientes para reducir completamente la mortalidad asociada a la disfunción multiorgánica que provoca este síndrome. Si a ello le sumamos el aumento de bacterias resistentes a los medicamentos, la búsqueda de nuevas estrategias complementarias a los antibióticos se impone a los investigadores a fin de encontrar nuevos caminos para el tratamiento de la sepsis.

"Los antibióticos siempre serán incompletos", recuerda el Dr. Martínez-Florensa, "sobre todo", añade el Dr. Lozano, "porque no actúan directamente sobre la reacción inflamatoria asociada a la presencia circulante de bacterias intactas o de sus componentes por la acción desvitalizante de los bactericidas".

Ha sido en la búsqueda de nuevas alternativas terapéuticas inmunomediadas que el Grupo de Inmunorreceptores del IDIBAPS llegó hasta la molécula CD6. "Llevábamos trabajando mucho tiempo en este receptor porque interviene en la activación de los linfocitos, las células encargadas de la respuesta inmunitaria", dice el Dr. Lozano. "Tras demostrar su insospechada capacidad de intreraccionar con componentes esenciales de las paredes bacterianas", añade, "la siguiente pregunta fue si esto podría servir para complementar los antibióticos".

Le puede interesar:   Nuevo medicamento ayudaría a preservar las células cerebrales después de un derrame

Una molécula inocua

Los investigadores han visto que el CD6 actúa uniéndose a los productos proinflamatorios que generan las bacterias. En consecuencia, disminuye la inflamación y la mortalidad decrece de manera significativa. Esto es lo que han podido comprobar al inducir la sepsis en ratones y administrarles la molécula en forma soluble juntamente con Imipenem, el antibiótico bactericida de elección y amplio espectro utilizado en el tratamiento actual de la sepsis.

La principal ventaja de la proteína CD6 es que "es una molécula propia que se encuentra en los linfocitos T de nuestro organismo, y por lo tanto es relativamente inocua comparada con otros fármacos. Estamos en la era de la inmunoterapia", subraya el Dr. Lozano. "Los corticoides, utilizados para controlar la inflamación provocan una inmunodepresión, cosa que la molécula CD6 no suscita", añade. Además, este receptor puede actuar sobre una amplia gama de bacterias y, según comenta el Dr. Martínez-Florensa, "es eficaz contra las que son resistentes a los antibióticos".

Fuente: JANO.es

Comentarios

X