Dr. William Santiago: entre la lectura y la medicina

Dr. William Santiago: entre la lectura y la medicina Dr. William Santiago, Director Médico del Hospital San Lucas de Ponce

Angélica Claudio Merced
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública 

La curiosidad por conocer sobre el funcionamiento de las cosas llevó al actual Director Médico del Hospital San Lucas de Ponce William Santiago a devorarse tomos de enciclopedias, siendo todavía un niño. Durante esa época disfrutaba practicar deportes como el volibol y las artes marciales, pero fue a través de la lectura la que eventualmente lo acercaría al campo de la medicina.

Tuve una niñez privilegiada pues mis padres y mis hermanos me apoyaban en todo. Me gustaba pasar horas leyendo libros, revistas, enciclopedias, etc. Desde pequeño, leía tomos de ciencia de las enciclopedias de aquel entonces y me fascinaba saber cómo eran las cosas y su funcionamiento, tanto de máquinas como del cuerpo humano. Pero también le dedicaba tiempo a jugar con los amigos y a practicar deportes”, contó Santiago, producto de una familia de clase media y quien se crió y forjó durante gran parte de su vida en la urbanización Levittown en Toa Baja.

De sus padres ya retirados, un maestro del sistema público y una contable, dijo que aprendió a “estudiar y a trabajar duro para lo que quieres y nunca faltar a tus compromisos. Esas tres cosas son las que me han guiado hasta lo que he logrado. Especialmente, la última. El deber y el compromiso son mis pilares”.

Mientras tanto, Santiago se interesó por la ingeniería, la biología y la medicina, y solicitó ingreso académico tanto en el Recinto Universitario de Mayagüez en el área de ingeniería y en Biología en el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico. No logró entrar al RUM, pero sí a la IUPI. “Durante esos años dudé si quería ser médico y extendí mi bachillerato a cinco años estudiando biología y educación física. Luego de terminar la universidad y tener un trabajo temporero finalmente decidí aplicar a la Escuela de Medicina de la UPR”, explicó el galeno quien inició sus estudios de medicina general en el Recinto de Ciencias Médicas.

Luego de una batalla interna entre la ortopedia y otras ramas de la medicina realizó su especialidad en Medicina Interna, la cual lleva practicando por los pasados 14 años. “Tan pronto tuve las rotaciones clínicas y clases de fisiología sabía que la Medicina Interna era lo mío. Es lo más cercano a mi pasión de niño de querer saber el funcionamiento del cuerpo humano y sus órganos. Y también como internista no me encajaba en una sola subespecialidad, podía saber de todas las ramas”, indicó el médico casado con una pediatra, con quien tiene dos hijas de 15 y 13 años.

Una vez realiza su entrenamiento como internista en el Hospital San Lucas, Santiago estuvo cerca de 11 años en la Residencia de Medicina Interna, como facultativo por seis años y otros cinco como director. Durante un año ocupó la posición de Director Médico Asociado, hasta que en enero de 2018 pasó al puesto que hoy ocupa como Director Médico de la mencionada institución.  

Por otra parte, el doctor disfruta de viajar con su familia, leer revistas de autos (hasta el punto de a veces realizar modificaciones a su propio vehículo) y leer y aplicar el ejercicio en su vida. “Me gustaría ver que en el futuro se incorpore en los currículos de las escuelas de medicina cursos sobre fisiología del ejercicio, prescripción de ejercicio y más tópicos sobre prevención de la salud. Muchos  de nuestros problemas en la sociedad se deben a la pobre prevención, y con buenos estilos de alimentación y actividad física se puede lograr reducir el costo socioeconómico de las generaciones del futuro”, dijo sobre el legado que le gustaría dejar a nivel profesional.

Comentarios

X