Dr. Vázquez Quintana: el cirujano puertorriqueño con 750 cirugías de paratiroides

Dr. Vázquez Quintana: una vida de película Dr. Enrique Vázquez Quintana

Jean Mitchelle Vélez
Agencia Latina de Medicina y Salud Pública

Motivado por varios sucesos en su juventud, en la que presenció accidentes graves y suicidio, el doctor Enrique Vázquez Quintana se motivó a estudiar medicina en Puerto Rico hasta desarrollarse como cirujano.

Me gradúo en el 1955 de escuela superior, donde estuve expuesto a un compañero de clase que se suicidó por discrepancias con su novia. Él decía que iba a estudiar medicina […] y ahí vi la muerte bien cercana de un amigo. Cuando era pequeño, a los siete años, vi la muerte de un amigo de mi papá que estaba calentando un un barril de metal para limpiarlo porque tenía gasolina, y mi papá quería usarlo para echar agua, entonces, yo estaba jugando alrededor y mi mamá me dice que me salga porque eso puede explotar y obedecí. A los 40 minutos explotó y le partió la pierna al amigo de mi papá. Lo envolvieron en una sábana y lo llevaron para el distrito de Ponce y allá murió. Comprendí que mi papá, que era mecánico, no pudo controlar la sangría y nadie de los que estaba allí, entonces vi por primera vez la muerte de una persona por trauma y después del suicidio decido que voy a estudiar medicina, porque mi papá tampoco quería que yo fuera mecánico porque yo no sabía nada”, narró entre risas, en entrevista exclusiva con MSP, el médico oriundo de Guayanilla.

Entre anécdotas, Vázquez Quintana contó que antes de comenzar su bachillerato, su papá y un maestro comenzaron a tocar puertas a los políticos hasta llegar a donde el exlegislador del Partido Popular Democrático (PPD) Ramón Enrique Bauzá, con la intención de solicitar una beca que le ayudaría a cubrir sus gastos al trasladarse a la zona metropolitana para estudiar en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Bauzá le cerró las puertas de su oficina “porque llegaban muchos muchachos buscando ayudas y ninguno terminaba la carrera, y no me ayudó. Pero de todos modos yo me mudé para San Juan a casa de una tía“. Desde 1955 hasta el 1958 logró su grado en Ciencias y ese mismo año lo admitieron para la recién abierta, en ese entonces, la primera Escuela de Medicina de Puerto Rico.

En esa época había dormitorios en la escuela y estuve dos años. Nos trataban muy bien, mi cuarto era el 314 y mi compañero era el doctor José Soto Sola, quien se hizo pediatra. Era una época dura, había que estudiar muchísimo”, recordó. Me casé en 1960 y conseguí una casita en Villa Palmeras. En el 62 me gradué de medicina, y ahora el problema era cómo comprar una casa ganando 150 pesos al mes. Pero… cualificamos para comprar una casa en Valle Arriba Heights, en Carolina, que antes parecía que era bien lejos porque no había expreso, ahora es bien cerca. Hago internado en 1962 hasta el 63 y me decido por hacer cirugía, donde me especialicé del 63 al 68. Cogí esa área porque estaba haciendo una rotación en todos los departamentos, y decidí cirugía porque yo sabía mucho de medicina pero no sabía otras áreas, y con cirugía soy un médico más completo”, aseguró.

Vivió la guerra de Vietnam y actualmente sufre el Agente Naranja

Dentro de su trayectoria, el médico ha vivido experiencias que catalogó como “extraordinarias” como la guerra de Vietnam, en la que se lanzaron más de 40 millones de litros de herbicida, entre los años 1962 y 1970, desde aviones estadounidenses sobre los bosques del país asiático.

Desde 1968 hasta 1970, Vázquez Quintana sirvió al ejército siendo teniente y ejerciendo su labor como cirujano, a través de un compromiso de residencia médica para estar al servicio militar.

Mi primer año lo pasé en un fuerte Pol en Luisiana, y transportaron a mi familia, que para aquel entonces tenía cinco hijos, hoy día tengo 6. Cuando terminó ese año me transfirieron a Vietnam y la familia regresó a Puerto Rico. En Vietnam la experiencia fue extraordinaria, se atendía de todo, americanos y vietnamitas. La experiencia más terrible fue cuando llegaron como 75 americanos heridos de momento en varios helicópteros a la sala de emergencia de ese hospital que ubica en Chu Lai. También, atendí a una jovencita preciosa que llegó con su compañero porque pisaron una mina. Explotó y en ella generó abdomen agudo. De hecho, estando allá operé a un ponceño. A eso le agregamos que estuve expuesto al Agente Naranja y adquirí unas condiciones que son secundarias y por eso me atienden en veterano”, profundizó, al tiempo que mencionó que nunca salió del campamento por temor a morir.

En el poco tiempo que tenía para distraerse dijo que iba a las playas que estaban cerca. “Eran preciosas y cristalinas y yo aprovechaba y me bañaba“.

Al culminar su labor en la milicia, el doctor Vásquez Quintana confesó que cuando regresó a la isla sufrió estrés postraumático durante seis meses. Además vivió el rechazo de parte de ciertos grupos y personas, que criticaban y tomaban represalias a los que sirvieron durante la batalla en el norte de Vietnam.

Posteriormente, regresó al Recinto de Ciencias Médicas (RCM), precisamente al departamento de cirugía, donde se desempeñó como asistente catedrático. Su transcurso en RCM duró hasta 1998, donde escaló por las diversas posiciones.

Igualmente, y desde antes, hacía su práctica privada en distintos hospitales de la zona metro -hasta que obtuvo el prestigio que hoy lo caracteriza y enorgullece- hasta su final salida de la práctica durante el año 2013, por cuestiones de edad.

Si alguno de los muchachos que hoy día practica me alcanza, soy el cirujano con más experiencias endocrinas en Puerto Rico con 750 cirugías, contadas, de paratiroides”, exclamó.

Pincelada en la jefatura del Departamento de Salud

Bajo la gobernanza de Pedro Rosselló González, que comenzó en el 1993, Vázquez Quintana fue seleccionado para dirigir el Departamento de Salud, aunque solo duró un mes en el cargo.

Antes de asumir la posición, el doctor expresó que tuvo que reunirse con su familia para ver si tomaba la silla, ya que se sentía dudoso porque el sueldo que le ofrecían era insuficiente para manejar el estilo de vida qué el y sus parientes llevaban por el momento.

Al entrar en agosto de 1994 como secretario, y ni bien acomodándose en la silla, fue despedido por disyuntivas en la reforma de salud que se implementó en ese entonces y que sigue vigente en la isla.

Amante de la escritura y la sátira

Poco después de su despido del gabinete de Roselló, el cirujano publicó un libro titulado “Mi Amigo, el Gobernador”, donde expone su percepción con relación a múltiples eventos que ocurrieron mientras fungía como Secretario de Salud del Gobierno.

Pero eso no quedó ahí. Hasta el día de hoy ha escrito siete libros relacionados a la política, salud, entre otros. También, uno de sus libros que habla sobre el alzhéimer, fue llevado a la pantalla grande del cine local, lo cual tuvo más gastos que ingresos.

De su tercer libro “Diálogo en el Limbo entre Don Luis Muñoz Marín y Don Pedro Albizu Campos“, contempla llevarla a las tablas teatrales por todo el país.

A sus 81 años de edad se encuentra en proceso de escritura de dos libros más, uno de ellos, su biografía y de la cual mostró a MSP un pequeño borrador.

Perspectiva como paciente

Pese a conocer mucho de medicina, tuvo que ser intervenido por obstrucción de la coronaria izquierda, y fue uno de sus “discípulos”, quién la realizó.

Iván González Cancel, quien fuese uno de mis discípulos, me operó en el cardiovascular y me olvidé que era médico y que no sabía nada de medicina. Eso es importante para los doctores particularmente. Tú sabes mucho pero te tienes que entregar a un médico y eso es un a enseñanza muy bonita“, finalizó ya a un año de su operación.

Blog del doctor Vázquez quintana

X