Dr. Rodríguez Quilichini y el ejercicio del humanismo en la practica de la Medicina

El doctor Segundo Rodríguez es el nuevo rector del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la universidad de Puerto Rico. Desde allí ha estado vinculado al Programa de Cirugía del RCM y es un conocedor desde hace más de 20 años de todos los pasillos y salas de operaciones del Centro Médico de Puerto Rico, donde ha ejercido como cirujano especializado en cáncer de colon.  Y es que ha trabajado en todos los hospitales del Centro Médico y se ha desempeñado  en las posiciones de profesor y Jefe del Departamento de Cirugía.

Sin lugar a duda, el nuevo rector ha pasado por diferentes puestos de la docencia y la gestión, siempre desde el compromiso con la educación, la academia, sus estudiantes y pacientes.  Docencia e investigación son para él fundamentales ya que le permiten armonizar su pasiones en la medicina.

Como nuevo rector ha puesto encima de la mesa como principal compromiso desarrollar una investigación multidisciplinar y responsable, en conexión con el tejido social del país. Entre sus objetivos destacan generar, conservar y transmitir conocimiento de calidad y consolidar al Recinto de Ciencias Médicas en el liderazgo del sistema de enseñanza de la medicina en Puerto Rico.

Misión humanista por los pacientes con cáncer de colon

El quirófano no es suficiente para ejercer la práctica quirúrgica para cual fue entrenado. Más bien, su misión se cumple cuando logra llegar a la fibra humana de sus pacientes y depositar en ellos la esperanza y energía necesaria como bálsamo ante su dolor.

“Todo salió bien (en la cirugía), pero aquí más allá de eso es que estás bien y que pronto podrás salir de aquí (hospital). ¿Necesitas algo más?”, fue la pregunta clave que el Dr. Segundo Rodríguez Quilichini le hizo a un paciente al que recientemente operó en el Hospital Universitario de unos tumores en el área del colon y la que pudiera pasar desapercibida dentro de un protocolo clínico instrahospitalario.

Rodríguez Quilichini funge hace seis años como jefe del Programa de Cirugía del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) y es un conocedor desde hace más de 20 años de todos los pasillos y salas de operaciones del Centro Médico de Puerto Rico, donde ha ejercido como cirujano especializado en cáncer de colon.

El especialista ha sido parte de los esfuerzos que se han hecho en Puerto Rico por la prevención y manejo del cáncer de colon, enfermedad que ha representado una amenaza a la salud pública del país al no discriminar por género y, en los últimos años, ha afectado a pacientes más jóvenes.

El galeno estudió en la Escuela de Medicina de la Universidad Central del Caribe (UCC) y luego se trasladó a la residencia de cirugía del RCM. Más allá, el fallecimiento de un familiar a causa del cáncer de colón sirvió como uno de los motivos para que Rodríguez Quilichini se especializara en la remoción curativa de este tumor.

“Para mí es importante entender el sufrimiento del paciente. Hay que ser médico, pero tenemos que tener la parte humanista. Hay que saber entenderlos. Cada paciente es un reto, pero siempre hay un caso que le toca la fibra (a uno como persona)”, indicó de forma pausada en su esfuerzo por describir sus cualidades innatas para ser un aliado de sus pacientes.

Uno de los casos que más recordó el galeno que trastocó su fibra fue de una joven con 35 años con un tumor metastásico de colon con un sangrado masivo a la que intervinieron y lograron repararle el mismo, pero al poco tiempo la joven sucumbió a su enfermedad.

En cuanto a la evolución de la cirugía, el Dr. Rodríguez Quilichini indicó que sí la misma ha avanzo desde el aspecto de la tecnología y “tenemos instrumentos nuevos que han permitido que la cirugía sea una más sencilla, más rápida y más limpia”.

Entre ellas mencionó la cirugía laparoscópica.

Finalmente, el galeno celebró el éxito de la residencia de cirugía del RCM, que en medio de la emigración de médicos de la isla, ha logrado retener a especialistas de este campo quirúrgico en suelo local, aunque sí aceptó que el número de cirujanos generales han mermado en la isla.

“En estos momentos (de crisis en el país) es hora de demostrar que nosotros mismos podemos ofrecer las mejores soluciones, teniendo la voluntad de hacer lo que tengamos que hacer”, dijo.

Llega la tecnología a la enseñanza de la medicina en Puerto Rico

La práctica quirúrgica y anatómica en cadáveres ha sido medular en la práctica de la medicina mundialmente. Hoy día, la evolución ha traído consigo la tecnología robótica que ha permitido la incursión de simuladores que le han abierto un nuevo espacio de taller a estos futuros investigadores y cirujanos.

“El futuro de la educación, especialmente de los estudiantes de la Escuela de Medicina (del Recinto de Ciencias Médicas y residentes del Programa de Cirugía) están en el uso de simuladores (Hand-off Education). Es hacer procedimientos altamente tecnológicos que pueden ser representantes de distintos sistemas del ser humano”, nos asegura el Dr. Segundo Rodríguez, jefe del Programa de Cirugía del Recinto de Ciencias Médicas y ahora rector de dicha Institución.

Los “GI Simulators” son los simuladores que les permite a estos nuevos expertos en el bisturí practicar endoscopías, colonoscopías, la remoción de vesículas a través de cirugía laparoscópica, extracción del colon, cirugía pélvica, procedimientos urológicos, entre otros, explicó el cirujano especializado en cáncer de colon.

Actualmente, el Programa de Cirugía del RCM contempla la apertura de un Laboratorio de Simuladores -y que cuentan con la adquisición de nuevos equipos- el mismo permita que la tecnología sea el nuevo aliado de las prácticas quirúrgicas en Puerto Rico.

“Nosotros tenemos ya una máquina de simulación para los residentes en el área cirugía. Tenemos planes de adquirir otros simuladores para la Escuela de Medicina y también dirigida para médicos que estén haciendo distintas subespecialidades. La ventaja es que una vez el estudiante pasa la fase de cirugía de simulación, pasa a la fase de cirugía en animales, particularmente los cerdos o en cadáveres y finalmente, logren trabajar con los pacientes en la vida real”, estipuló.

Asimismo, Rodríguez indicó que aunque continúan en el proceso de que en los próximos tener la apertura del nuevo laboratorio para los futuros médicos, son equipo altamente costosos que pueden rondar hasta los $100 mil.

“La que nosotros tenemos es para procedimientos en vesícula y cirugía laparoscópica. Fue adquirida hace más de ocho años. Estos simuladores también sirven para cirujanos de la comunidad que quieran mejorar sus procedimientos y practiquen”, abundó.

A preguntas de la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP) sobre si esto reemplazaría la utilización de cadáveres para prácticas quirúrgicas, el galeno sostuvo que “serían técnicas complementarias. Quizás algunas cosas se tengan que hacer más en cadáveres por ser algo más real”.

“Las cirugías más complicadas que necesitan práctica son los trasplantes de hígados, hepatobiliar, pélvica y otras. En países como México esta tecnología ha beneficiado a los nuevos médicos”, indicó.

“No creo que se acabe el uso de cadáveres, seguirá siendo necesario”.

Comentarios

X