Dr. Guillermo Bolaños, una figura insigne de la cirugía bariátrica en Puerto Rico

Dr. Guillermo Bolaños, una figura insigne de la cirugía bariátrica en Puerto Rico Dr. Guillermo Bolaños, médico cirujano.
Alejandra Martínez y Rosmery Cernadas
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública
Donde quiera que se ama el arte de la medicina se ama también a la humanidad.
Platón

Para ser médico se requiere una sensibilidad especial para todo lo humano, vocación que desde muy pequeño Guillermo Bolaños poseía y que lo ha llevado a alcanzar notables éxitos en el ámbito de la medicina. Bolaños, cirujano y actual director de la Clínica de Medicina y Cirugía Bariátrica perteneciente al Hospital Episcopal San Lucas confesó en entrevista a la Revista Medicina y Salud Pública (MSP) que “desde que cursaba noveno grado ya había decidido ser médico de profesión”.

El galeno, oriundo de Salvador, afirmó que su mayor agradecimiento está dirigido a su madre, quien le apoyó incondicionalmente para alcanzar su meta. Fue ella quien lo indujo a elegir este campo de estudio, “cuando mencionaba que anhelaba un médico en la familia”, afirmó el especialista.

“Eso se grabó en lo profundo de mi mente. Además, en la secundaria tuve la oportunidad de compartir unas vacaciones con un primo que era médico cardiotorácico, quien me dio a conocer más del mundo de la medicina y la cirugía; y me encantó. Esa es la razón por la que ahora ejerzo esta bella profesión”.

En al año 1984 se graduó de medicina, en su país natal para posteriormente trasladarse a los Estados Unidos. Allí se preparó fervientemente para seguir sus estudios en este país. Cuatro años después, en 1988, tomó una nueva decisión que marcaría una nueva fase en la historia de su vida: ser cirujano. En dicha época estaba disponible la residencia acreditada de cirugía en el Hospital Distrital de Ponce, donde fue aceptado. Aquí comenzó su inquebrantable vínculo con la isla; en 1989 decidió mudarse a Puerto Rico.“Los dos primeros años de cirugía los hice en Ponce”, refirió el doctor a MSP. Posteriormente, según expresó, completó su residencia en el municipio de Mayagüez.

El camino recorrido hasta ser el director de la Clínica de Medicina y Cirugía Bariátrica

En el transcurso del 2010, aproximadamente, el avance de la tecnología y la investigación propiciaron cambios exponenciales en el manejo de la cirugía en el área bariátrica. Los pacientes, que antes eran operados con cirugía abierta -la cual causaba diversas complicaciones- se vieron beneficiados con la llegada de la laparoscopia.

Esta situación permitió que Bolaños percibiera un fenómeno dado en la isla: 

“En Puerto Rico esa población no estaba siendo atendida, puesto que solo dos centros en toda la isla atendían a esta clase de pacientes. Por otro lado, en el área sur donde está nuestro hospital no había ninguno; y cada vez más aumentaba la cantidad de pacientes con obesidad mórbida y sus enfermedades asociadas; cerca de un 30% de la población”,

comentó el doctor a la revista.

De allí surgiría una idea que permitiría al mayor acceso de los pacientes en la isla: desarrollar un centro de cirugía bariátrica con altos estándares de calidad en el Caribe. Pronto, la administración del hospital captó su idea hasta lograr la construcción del centro que actualmente dirige. “No fue algo planeado, pero sí todo se alineó para ello. Y así es que todo mundo pone su granito de arena”, declaró. 

Posteriormente, el cirujano bariátrico Peter Kwon se sintió interesado por el proyecto. El especialista, quien posee tres centros acreditados en la ciudad de Nueva York, determinó realizar un proyecto en conjunto con la administración y los facultativos médicos. “Así desarrollamos el plan para que esto se llevara a cabo: el centro de cirugía bariátrica aquí en San Lucas”.

En el año 2006 inició la labor con la idea de captar pacientes. “Empezamos a hacer las primeras cirugías en julio de ese mismo año, por lo que se empezó a hacer un plan estratégico para credencializar al personal de la clínica. Dentro de ese fin estratégico, el Dr. Peter tenía la idea de realizar esas primeras cirugías conmigo; trajo todos sus protocolos de Nueva York, los cuales aplicamos a nuestro hospital y a Puerto Rico. Así es que en julio del 2016 empezamos a hacer las primeras cirugías bariátricas”

, narró a la revista el Dr. Guillermo Bolaños.

El proyecto supuso un gran reto debido a que inicialmente no poseían la acreditación. Por ello, las primeras cien cirugías realizadas fueron totalmente gratuitas. “Cada uno tuvo que poner su granito de arena”, reveló el galeno. En ese entonces, el doctor Bolaños era el único cirujano que operaba en dicho centro; actualmente, el centro se encuentra en crecimiento y ya ha logrado crear la Residencia de Cirugía con las acreditaciones pertinentes.

“Creemos que ahora mismo hay una necesidad de cirujanos en la isla, pues básicamente no se da abasto para toda la población. Una de las razones es que muchos de los médicos que se gradúan en la isla se van a practicar a los Estados Unidos. Además, a Puerto Rico se le hace difícil competir con EE.UU. en cuanto a las tarifas. Por lo tanto, en nuestras residencias tratamos de educarlos y crear conciencia en ellos de que la isla los necesita”. 

El impacto de la institución sigue acrecentándose, ya que poseen residentes que han realizado sus especialidades en Estados Unidos y han regresado a la isla. Educar y crear conciencia es una de sus prioridades al formar a sus educandos al ofrecerles beneficios, no solo en términos económicos, sino familiar y calidad. “Esa es otra de las satisfacciones que me ha brindado mi carrera”.

“A pesar de que somos el centro de cirugía bariátrica más joven, somos el que tiene más potencial de crecimiento en la isla. Y no solamente en la isla, pues también queremos elevar el nivel del centro bariátrico a nivel Caribe”,

resaltó el cirujano Guillermo Bolaños.

Aportes en su vida profesional

“A nivel de vida personal, la mejor satisfacción que puede tener un médico -y un médico cirujano- es que sus pacientes tengan excelencia en la calidad de su salud, que salgan bien de sus cirugías; eso para mí no tiene precio”,

sostuvo el Dr. Guillermo Bolaños.

Orgulloso de su profesión, a sus sesenta y tres años de edad, Bolaños refiere que son muchos los logros y satisfacciones obtenidas a lo largo de su desempeño profesional. El cirujano posee, hoy por hoy, tres boards adicionales a su especialidad y, además, una subespecialidad en cuidados intensivos en cirugía.

La importancia de la familia del Dr. Guillermo Bolaños

Para Bolaños, la familia es otro de sus pilares fundamentales y han sido una fuerte motivación para continuar su labor. Su esposa y sus dos hijos siempre le han apoyado y han comprendido la importante labor que realiza:

“Conocen que tratamos seres humanos y eso conlleva una gran responsabilidad. Mi familia respeta mucho mis horas de trabajo. El tiempo que dedico a mi familia, aunque quizá no sea demasiado, es de mucha calidad”,

finalizó el Dr. Guillermo Bolaños.

Comentarios

X