Dr. Campos: dedicación y entrega por salvar las vidas de la niñez puertorriqueña

Doctor Daniel Campos Doctor Daniel Campos, es cirujano de trasplante de hígado y riñón en niños y adultos.

Marcela Moreno Wilches
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

El doctor Daniel Campos, es cirujano de trasplante de hígado y riñón en niños y adultos. Inició sus estudios de medicina en México en 1993 y su último año lo hizo en investigación con un cirujano que hizo el primer trasplante de hígado en América Latina; esto despertó la pasión en él por este campo de la medicina y tras 13 años de estudio y entrenamiento, pudo hacer su primer trasplante de hígado.

 “Hice todo mi entrenamiento y trabajé en esta área quirúrgica en Estados Unidos gran parte de mi vida, estoy en Puerto Rico en los últimos 5 años, y he tenido el honor de abrir el programa de trasplante de hígado y riñón en niños aquí en Puerto Rico”, manifestó en entrevista para la Revista Medicina y Salud Pública el doctor Campos.

Con su llegada, ha realizado grandes aportes a la medicina de Puerto Rico, y también ha alcanzado un reconocimiento más a su ardua labor; quizás uno de los logros más grandes de su carrera profesional, fue que, junto a un equipo de especialistas del Hospital Auxilio Mutuo, lograron dividir por primera vez un hígado de un donante cadavérico para salvar la vida de un bebé de 10 meses y de una joven de 24 años.

Refiriéndose a este exitoso procedimiento explicó, “Acepté un hígado de la Florida de 13 años, esta niña de 13 años tenía un hígado de adulto, era un hígado bastante grande, entonces divide el hígado de 1/3, se llama el segmento lateral izquierdo, se lo trasplante al bebé de 10 meses y el resto del hígado 2/3, el segmento más grande se le trasplantó a un adulto pequeño”.

Esto sin duda, es una hazaña para la Medicina en Puerto Rico, debido a que es un procedimiento que nunca se había realizado, sin embargo, el especialista aclara que donde él cursó sus entrenamientos y en lugares donde había trabajado si los había ejecutado, pero que es un gran logro hacerlo por primera vez en la isla.

El experto manifestó que alrededor de 500 o 600 niños se trasplantan anualmente de diferentes edades, “un problema serio son los niños menores a un año, son muy pequeños, hay muy pocos donantes de esa edad para poderles dar el hígado del tamaño que necesitan, entonces la opción quirúrgica para cuando los niños están sumamente enfermos como se ve en Auxilio Mutuo, es dividir un hígado, ya sea de papá, mamá, primo, hermano, tío, un donante vivo o algún donante fallecido o cadavérico”

El Dr. Campos se mostró emotivo y manifestó que después de más de 9 años de estudios y noches de desvelo, es demasiado satisfactorio recoger frutos, pudiendo ayudar a gente que lo necesite particularmente a los niños que llevan un espacio diferente en su corazón.

 “Yo estoy muy orgulloso de la labor que hacemos en Auxilio, he tenido la oportunidad de abrir el programa de trasplante de hígado en niños, en Auxilio hice el primer trasplante de hígado en niño y a la fecha llevamos entre hígado y riñón, llevamos más de 20 niños trasplantados, a Dios gracias, todos están con los órganos funcionando muy bien”, expresó el cirujano.

Así como el especialista en trasplantología, destacó lo gratificante de su recorrido por este campo de la medicina, también indicó que los momentos difíciles han estado presentes en algunos procedimientos.

Al respecto dijo, “Ha habido muchos momentos difíciles durante los años de trabajo en trasplante a pesar de que los resultados son más del 90% de las veces buenos, ese 10% no es tan gratificante, por el contrario, es catastrófico”

Y, complemento, “afortunadamente no se han visto muchos problemas con nuestros niños, pero si he visto fallecer niños por trasplante, órganos que no funcionan, no se encuentra un órgano a tiempo, los niños padecen, lo más duro de todo, lo más duro es hablar con los papás, los padres, eso es lo más duro, creo que nada se compara a ese momento”

Sobre el éxito de los procesos de trasplante destacó que más del 90% de los procedimientos funciona y lo comparó con años anteriores como los años 80 y 90 en donde gran parte de los pacientes no lograba sobrevivir, pero gracias a la mejoría que por años se ha estudiado en cuanto a técnicas quirúrgicas, hoy los resultados después de las intervenciones dejan cifras favorables.

Todo en el crecimiento como humanidad mejora y con ello mejores tecnologías, anestésicos, antibióticos, instrumentos, farmacia, cirugía y esto es consecuente con los resultados.

“Medicamentos de supresión que evitan que el órgano se rechace, son mejores ahora que antes, la parte anestésica ha mejorado un montón, el cuidado intensivo es fundamental, en realidad, todas las pequeñas ramas que contribuyen a que funcione, todas han evolucionado y han mejorado”, recalcó el Dr. Campos.

Dio a conocer además que, aunque en Puerto Rico se tiene una cultura de donación y las cifras son altas, aún hay unos 300 o 400 pacientes en la lista de espera de riñón, unos 30 en lista de hígado y 5 en páncreas y nunca hay suficientes donantes, pero subrayó que cuando estos llegan, como profesional y como persona le produce una felicidad inmensa.

Su llegada a Puerto Rico se dio con la ilusión de abrir el programa de trasplante en niños de hígado, y la de reabrir el de riñón que estaba cerrado hace varios años, así como su deseo por ver crecer a sus hijos en una cultura latina, fraternal y de amor.

Compartió con nuestra revista, las cifras que se manejan en la isla de casos de trasplante, “hacemos, vamos a ver, el número global de adultos y niños combinados vamos a decir 80 riñones, 40 hígados entre adultos y niños, de páncreas 10, son alrededor de 130 o 140 trasplantes al año, más o menos 1 o 2 por semana; hay semanas donde se hacen 2, 3, 4 y semanas en las que no se hace ninguno, todo depende de la disponibilidad del donante”.

En cuanto a propuestas para concientizar a la población sobre la importancia de la donación de órganos, precisó en que la clave está en la educación, en que la gente sepa y conozca la realidad para que las personas sean más conscientes de que nuestros órganos pueden dar vida.

En su ámbito profesional espera ampliar su radio de trabajo hacia el Caribe y las islas más cercanas, para poder ayudar a más gente, dijo que con su equipo humano quirúrgico está dado a hacerlo, por lo que, su aspiración es llegar a tener un centro de trasplante en el Caribe.

El especialista también compartió con MSP su sueño de regresar a su querido México para abrir un programa de trasplante y agradeció el apoyo del gobierno de Puerto Rico, ya que muchos de estos procedimientos no son accesibles para las familias y los seguros médicos y las reformas del fondo catastrófico son los que los solventan en la mayoría de los casos.

Comentarios

X