Dra. Cruz y su incansable ayuda a las pacientes con problemas de fertilidad

Doctora Rosa Ileana Cruz, quien, con sus grados en obstetricia ginecología y endocrinología reproductiva en fertilida
Jean Mitchelle Vélez
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Mi esposo y yo, que ya llevamos 29 años de casados, tenía la vasectomía y estábamos en este proceso de reversión. Luego tres in vitro, pasamos por el proceso de drogas fertilizante y aspiraciones; el primero no funcionó, el segundo sí y me embaracé con gemelos. Uno de mis bebés -que era la nena- vino con una condición genética-congénita. Ambos nacieron, pero perdí a la nena. Dos años después, hicimos el tercer in vitro y tengo mi hija que tiene 21 años actualmente. El hecho de ser mujer, ginecóloga y haber pasado por unos procesos de fertilidad, me da más visión de lo que el paciente puede estar pasando y darle ánimo para seguir adelante y no perder fe en la ciencia ni la tecnología; porque lo que no es posible hoy, mañana puede serlo»,

comentó la doctora.

Así expresó la doctora Rosa Ileana Cruz, quien, con sus grados en obstetricia ginecología y endocrinología reproductiva en fertilidad, atravesó por estos procesos de fertilidad para poder crear una familia, lo que se ha convertido en 33 años de ayudar a un sinnúmero de pacientes que llegan a su oficina con múltiples problemas para procrear.

La gran mayoría de los pacientes son mujeres que visitan su clínica por problemas de fertilidad. Sin embargo, en la mitad de los casos, es el hombre quien presenta problemas.

«Es importante aclarar que cuando viene una pareja, la mitad de las veces, se debe a un factor masculino, y a través de unas pruebas del semen se puede ver su fertilidad, pero si el análisis refleja que está alterado podemos trabajar el efecto hormonal consultado con un urólogo. En la mujer hay más factores a evaluar cómo el óvulo, todo anatómico, y tejido peritoneales, como por ejemplo, la endometriosis que es algo que estamos viendo mucho últimamente»,

aseguró, la especialista.

Síndromes comunes en Puerto Rico

En primer lugar, problemas de infertilidad debe entenderse como la incapacidad de quedar embarazada después de programar cuidadosamente sexo sin protección durante un año.

En este sentido, el síndrome de ovario poliquístico suele presentarse con frecuencia y a raíz de la obesidad se ha convertido en un problema de salud pública en Puerto Rico. Actualmente, se utilizan muchas drogas fertilizantes para esos casos, pero dentro de los diferentes diagnósticos que puede haber, hay que considerar el tratamiento individualizado.

Infertilidad no aumenta riesgos genéticos

Los tratamiento de fertilidad no aumentan los problemas genéticos. Las estadísticas indican que bajaría porque estás cogiendo el mejor óvulo y embrión, pero hay que tomar en consideración la genética que tienen los pacientes: anemia, distrofia, entre otros que nos lleva a producir embriones anormales, pero ahí tenemos alternativa in vitro con estudio genéticos en embriones»,

aclaró Cruz.

Casos complejos, pero con solución

Adicionalmente, se le cuestionó a la experta si -pese a la travesía que ha pasado el paciente, que no logra ser fértil- existe alguna alternativa para que esa familia pueda extenderse, a lo que respondió que sí.

Se han dado casos de los que se ha intentado las opciones, dentro de las que el paciente pueda costear, porque son procedimientos que no cubre un plan, que las mujeres no han podido ser fértiles y lograr embarazo. Pero existe la donación de óvulos, embriones, madres subrogadas que son métodos factibles. In vitro no se le hace a todos los pacientes, pero cuando se trata con un problema masculino se va directo al método»,

subrayó.

Estadísticas

Se estima que entre un 15% y un 20% de las parejas son infértiles. «La cantidad es alta, pero afortunadamente, la mentalidad está cambiando por el acceso a la información y hace más cómodo entre los pacientes, especialmente el varón que está buscando ayuda», agregó.

En la mayoría de los casos, una pareja suele frustrarse en la búsqueda de un hijo, pues es un proceso que puede demorar, dependiendo del diagnóstico y las complejidades de los tratamientos disponibles. Sin embargo, la doctora decidió enviar un mensaje a los que atraviesan por esta situación:

Esto no es fácil, requiere mucho esfuerzo, requiere cooperación de la pareja, disponibilidad para evaluación psicológica de ser necesario y tomar riesgos. Sobre todo creer en la ciencia, si no crees en el médico, empezamos mal; y no buscar excusas como muchos que se ponen el sellito por tener endometriosis u otras condiciones, existen alternativas»,

finalizó.

Comentarios

X