Diálisis renal y efectos cardíacos: grave crisis a causa del COVID-19

Diálisis renal y efectos cardíacos: grave crisis a causa del COVID-19 El virus ocasiona serios daños renales y cardíacos; además, eleva el riesgo de que los pacientes deban someterse a procedimientos como la diálisis.

César Fuquen Leal
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública 

Mucho se ha hablado acerca de las comorbilidades y manifestaciones que el Sars-CoV-2, el virus que ocasiona el COVID-19, genera en los seres humanos. Sin embargo, nefrólogos y cardiólogos del mundo entero han elevado las alertas porque al parecer el virus ocasiona serios daños renales y cardíacos; además, eleva el riesgo de que los pacientes deban someterse a procedimientos como la diálisis. 

Medios internacionales como The New York Times y Washington Post han publicado artículos en los que galenos del gigante norteamericano han denunciado la falta de máquinas para diálisis y poder tratar los problemas renales que gran porcentaje de pacientes contagiados del nuevo coronavirus desencadenan.

Escasez de máquinas de diálisis 

Según The New York Times, hay un aumento en los pacientes de COVID-19 con insuficiencia renal que está provocando la escasez de máquinas, suministros y personal necesarios para la diálisis de emergencia.

“Los nefrólogos en la ciudad de Nueva York se están volviendo un poco locos al asegurarse de que todas las personas con insuficiencia renal reciban tratamiento. (…) No queremos que las personas mueran de diálisis inadecuada”, dijo a The New York Times el Dr. David S. Goldfarb, jefe de nefrología en el campus de Nueva York del Sistema de Atención Médica VA del Puerto de Nueva York. 

Cifras alarmantes

El Dr. Alan Kliger, nefrólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, quien es copresidente del equipo del COVID-19 de la Sociedad Estadounidense de Nefrología afirma que se estima que del 20 al 40 por ciento de los pacientes de la UCI con coronavirus sufrieron insuficiencia renal y necesitaron diálisis de emergencia.

Le puede interesar:   Científicos brasileños logran eliminar VIH solo con terapia farmacológica

Son múltiples los especialistas que han elevado las alertas por los efectos renales que el COVID-19 podría desencadenar en quienes son contagiados. Según la  Dra. Barbara Murphy, quien preside el departamento de medicina del Sistema de Salud Mount Sinai, el volumen de pacientes que necesitan diálisis es “órdenes de magnitud mayor que la cantidad de pacientes que normalmente dializaríamos”. Según informaciones recientes de la galena, solo en su hospital, el número de pacientes que requieren diálisis se ha triplicado.

Como la literatura médica ya lo ha afirmado, los pacientes con diabetes e hipertensión tendrían un peor pronóstico en caso de ser contagiados del nuevo coronavirus. Frente a eso, el Dr. Joshua Rosenberg, médico tratante de la unidad de cuidados intensivos del Centro Hospitalario de Brooklyn, dijo a The New York Times que estaba viendo una lesión renal aguda en una amplia gama de pacientes, más allá de a quellos que estaban predispuestos a la enfermedad renal porque tenían presión arterial alta o diabetes.

Manifestaciones cardíacas y neurológicas

En un artículo del Washington Post, se refleja la preocupación de los profesionales de la salud que todo el mundo quienes están viendo evidencia que sugiere que el virus también puede estar causando inflamación cardíaca, enfermedad renal aguda, mal funcionamiento neurológico, coágulos sanguíneos, daño intestinal y problemas hepáticos.

El Dr. Alan Kliger, nefrólogo de la Facultad de Medicina de Yale que copreside un grupo de trabajo que ayuda a los pacientes de diálisis que tienen COVID-19 dijo en diálogo con Washington Post que:

“Casi la mitad de las personas hospitalizadas por COVID-19 tienen sangre o proteínas en la orina, lo que indica un daño temprano en los riñones”

No solo en Estados Unidos han reportado los demás efectos nocivos del coronavirus. Galenos de China y Nueva York han informado de miocarditis, una inflamación del músculo cardíaco y ritmos cardíacos irregulares más peligrosos que pueden conducir a un paro cardíaco en pacientes contagiados de COVID-19.

“Parece que les está yendo realmente bien en lo que respecta al estado respiratorio, y de repente desarrollan un problema cardíaco que parece desproporcionado con sus problemas respiratorios. (…) Esto parece estar fuera de proporción con su enfermedad pulmonar, lo que hace que las personas se pregunten sobre ese efecto directo”, dijo al Washington Post. Mitchell Elkind, neurólogo de la Universidad de Columbia y presidente electo del American Heart Association. 

Además, el galeno Elkind resaltó que en una revisión de pacientes gravemente enfermos en China encontraron que alrededor del 40 por ciento sufría arritmias y el 20 por ciento tenía algún tipo de lesión cardíaca.

Le puede interesar:   Aumentan a 147 las hospitalizaciones por COVID-19 en Puerto Rico

Las lesiones cardiovasculares y renales son solo algunas de las manifestaciones clínicas que el nuevo coronavirus podría desencadenar en la salud del ser humano. Para evitar estos trastornos adiciones, los galenos instan a la población a prevenir el virus siguiendo las recomendaciones de las entiedadesa salubristas y pensando en el bien general y no solo en el particular. 

Comentarios

X