Diabesidad, una combinación que potencia las enfermedades del corazón

Diabetes y obesidad, enfermedades que representan una doble epidemia que va en aumento debido al consumo de altas calorías, los alimentos ricos en grasas saturadas y trans, complementado con una actividad física inadecuada.

Ingerny Polanco
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Diabetes y obesidad, enfermedades que representan una doble epidemia que va en aumento debido al consumo de altas calorías, los alimentos ricos en grasas saturadas y trans, complementado con una actividad física inadecuada.

Esta combinación forma un cóctel explosivo por el alto riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular.

Este siglo es la era, sin precedentes, de la obesidad y el índice de diabéticos en alta”, así lo explicó la doctora Girsy Moreta, especialista en nutriología clínica del Hospital Docente SEMMA Santo Domingo, en entrevista exclusiva con la Revista Medicina y Salud Pública (MSP).

La galena define la diabesidad como la presencia de diabetes tipo 2 en personas obesas. Ambas enfermedades están en aumento, pero si se consigue prevenir o combatir la diabetes, se reducirá considerablemente su incidencia, puesto que 8 de cada 10 diabéticos son obesos.

La Dra. Moreta, quien también es obesóloga y docente, precisó que la obesidad localizada a nivel abdominal produce adipocinas que  dificultan la acción de la insulina, es decir, la llamada resistencia a la insulina que conducirá a largo plazo a la aparición de la diabetes mellitus tipo 2. Además, hay una gran liberación de sustancias proinflamatorias que conllevan a una resistencia a la insulina endógena y con ello un estado de hiperglucemia y preinflamatorio.

De hecho, a nivel mundial, 1,600 millones de personas padecen sobrepeso y 400 millones más, son obesos, alcanzando proporciones epidémicas a nivel mundial, y cada año mueren, como mínimo, 2,8 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso.

De hecho, el Instituto Nacional de Diabetes, Endocrinología y Nutrición (INDEN) reveló que el 13.45 por ciento de la población dominicana es diabética y el 9.30% es prediabética y según la OMS en América Latina y El Caribe se registra un porcentaje de 58% de obesidad.

La principal razón por la que nuestro enfoque actual para el tratamiento de diabesidad falla, es porque se centra en el tratamiento de los síntomas o factores de riesgo de la enfermedad en lugar de las causas”,

detalló la doctora Moreta.

A lo que agregó que “se hace necesario abordar los problemas subyacentes en la alimentación y el estilo de vida que están conduciendo y perpetuando este problema. De lo contrario, solo estaremos enmascarando el problema con los tratamientos, en lugar de abordar las causas de origen”.

Según explica la especialista, el principal factor determinante de la epidemia de diabesidad es nuestra dieta  rica en calorías, pobre en nutrientes, que ha llevado a una nación de personas sobrealimentadas pero desnutridas. Por ello proporciona las siguientes recomendaciones:

 • Mantener niveles metabólicos óptimos, tanto en glicemias, perfil lipídico y presión arterial.

• Mantener un peso ideal o razonable.

• Disminuir la comorbilidad de la diabetes.

• Incrementar la actividad física. 

Se pueden controlar estas enfermedades a través de un cambio en el estilo de vida. Lo más importante es educar desde la infancia, involucrando principalmente a la familia y la escuela. Lo esencial, más que perder peso, es perder el exceso de grasa abdominal relacionada con enfermedades metabólicas y de riesgo cardiovascular”,


puntualizó la Dra. Moreta.

Comentarios

X