Dexametasona: efectivo fármaco para reducir la mortalidad por COVID-19

La dexametasona redujo las muertes en un tercio en pacientes COVID-19 ventilados La dexametasona redujo las muertes en un tercio en pacientes COVID-19 ventilados

Marcela Boyacá Mesa
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Un ensayo realizado por la Universidad de Oxford en el Reino Unido concluyó que la dexametasona redujo las muertes en un tercio en pacientes ventilados.

A partir de marzo de 2020 se creó el ensayo llamado RECUPERACIÓN (Evaluación aleatoria de la terapia con COVID-19) con el fin de evaluar una gama de tratamientos potenciales para COVID-19, incluida la dosis baja de dexametasona (un tratamiento con esteroides). 

Se inscribieron más de 11,500 pacientes de más de 175 hospitales del NHS en el Reino Unido y el 8 de junio el reclutamiento para el brazo de dexametasona se detuvo con un total de 2104 pacientes, estos pacientes recibieron 6 mg una vez al día (ya sea por vía oral o por inyección intravenosa) durante diez días y se compararon con 4321 pacientes asignados al azar a la atención habitual sola. 

“Entre los pacientes que recibieron la atención habitual sola, la mortalidad a los 28 días fue más alta en aquellos que requirieron ventilación (41%), intermedia en aquellos pacientes que requirieron solo oxígeno (25%) y más baja entre aquellos que no requirieron ninguna intervención respiratoria (13%)”.

Según el estudio “la dexametasona redujo las muertes en un tercio en pacientes ventilados (relación de frecuencia 0,65 [intervalo de confianza del 95%: 0,48 a 0,88]; p = 0,0003) y en un quinto en otros pacientes que recibieron oxígeno solamente (0,80 [0,67 a 0,96]; p = 0,0021) . No hubo beneficio entre aquellos pacientes que no requirieron asistencia respiratoria (1.22 [0.86 a 1.75]; p = 0.14)”.

Estos resultados indican que se evitaría 1 muerte mediante el tratamiento de alrededor de 8 pacientes ventilados o alrededor de 25 pacientes que requieren oxígeno solo.

Le puede interesar:   Nuevo descubrimiento podría ser la respuesta para atacar el COVID-19 y desarrollar inmunización

El doctor Peter Horby, profesor de Enfermedades Infecciosas Emergentes en el Departamento de Medicina de Nuffield, Universidad de Oxford, y uno de los principales investigadores del ensayo, afirmó que:

“La dexametasona es el primer fármaco que se ha demostrado que mejora la supervivencia en COVID-19. Este es un resultado extremadamente bienvenido. El beneficio de supervivencia es claro y grande en aquellos pacientes que están lo suficientemente enfermos como para requerir tratamiento con oxígeno, por lo que la dexametasona ahora debería convertirse en el estándar de atención en estos pacientes. La dexametasona es económica, está disponible en el estante y se puede usar de inmediato para salvar vidas en todo el mundo ”.

Según el profesor de Medicina y Epidemiología Martin Landray , del Departamento de Salud de la Población de Nuffield, Universidad de Oxford  e investigadores principal, señaló que:

“Desde la aparición de COVID-19 hace seis meses, se ha buscado tratamiento que pueda mejorar supervivencia, particularmente en los pacientes más enfermos. Estos resultados preliminares del ensayo RECUPERACIÓN son muy claros: la dexametasona reduce el riesgo de muerte en pacientes con complicaciones respiratorias graves. COVID-19 es una enfermedad global: es fantástico que el primer tratamiento demostrado para reducir la mortalidad sea instantáneamente disponible y asequible en todo el mundo ”.

Sir Patrick Vallance principal asesor científico del gobierno del Reino Unido se refirió al ensayo como un desarrollo innovador en la lucha contra el virus del COVI-19 y que deja ver la importancia de realizar ensayos clínicos de alta calidad y basar las decisiones en los resultados de esos ensayos.

Comentarios

X