Limitan el acceso a servicios de salud y planes médicos a pacientes negros en Estados Unidos

Limitan el acceso a servicios de salud y planes medicos a pacientes negros en Estados Unidos Los pacientes afroamericanos tienden a recibir servicios de salud de menor calidad, incluso para cáncer, VIH, atención prenatal y atención preventiva.

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Una revisión sistemática publicada en Academic Emergency Medicine evidenció que los afroamericanos:

1. Tienen menos acceso a planes médicos (salud descubierta) y se enfrentan diariamente a estereotipos raciales.

2. Los pacientes afroamericanos tienden a recibir servicios de salud de menor calidad, incluso para cáncer, VIH, atención prenatal y atención preventiva. También tienen menos probabilidades de recibir tratamiento para las enfermedades cardiovasculares y tienen mayor riesgo de amputaciones innecesarias de extremidades.

Como resultado de esto, no es descabellado decir que la salud de los afroamericanos es peor que la de los blancos. Otras estadísticas publicadas por el CDC mostraron que la esperanza de vida de los hombres negros es más de tres años menor que la de los hombres blancos no hispanos.

La violencia y los disturbios han estallado en ciudades de todo Estados Unidos por la muerte del afroamericano George Floyd, a manos de la policía de Minneapolis. La muerte de este ciudadano es un doloroso recordatorio de la lucha de las comunidades afroamericanas contra el racismo. Dichas situaciones generan múltiples interrogantes como ¿dónde más es afectada esta comunidad?

La realidad es que el sesgo y la discriminación racial  han afectado históricamente distintas instituciones norteamericanas, incluyendo la atención médica.

¿Cómo lo ha hecho?

En resumen, las personas de raza negra reciben menos atención, y a menudo peor atención a diferencias de las personas blancas.

Otros factores…

Hay otro gran enemigo para el acceso a la salud de los afroamericanos: LA DESCONFIANZA. La realidad es que hay muchas razones por las que la comunidad afroamericana desconfía del sistema. Por ejemplo, un experimento realizado por el Servicio de Salud Pública de EE UU llamado ‘Estudio Tuskegee de sífilis’.

En este estudio, hombres afroamericanos aceptaron libremente ser examinados y tratados. Estos hombres fueron engañados ya que nunca les informaron sobre el estudio o su propósito real, no les proveyeron todos los hechos necesarios para que pudieran dar un consentimiento informado, regla básica de la investigación.

Encima de eso, nunca recibieron un tratamiento adecuado para su enfermedad. Incluso, cuando la penicilina se convirtió en el fármaco de elección para la sífilis en 1947, no lo recibieron. Como resultado, muchos terminaron transmitiendo la enfermedad innecesariamente a miembros de la familia, otros sufrieron y murieron.

El estudio de Tuskegee no es el único donde se ha discriminado a grupos de personas no blancas en la atención médica. Por ejemplo, entre las décadas de 1930 y 1970, un tercio de las mujeres puertorriqueñas en edad fértil fueron esterilizadas en una investigación sobre la píldora anticonceptiva, dirigida por la Federación Americana de Planificación Familiar y el biólogo Gregory Pincus.

Algoritmos de salud que también discriminan a los negros

La salud de los pacientes de tez negra es vulnerada en múltiples oportunidades. En Estados Unidos se desarrollan algoritmos que clasifican el riesgo de salud de la población general. Recientemente, investigadores publicaron un estudio en la Revista Science y demostraron que este tipo de iniciativas discrimina sistemáticamente a los pacientes afroamericanos.

El equipo investigativo afirma que este tipo de situaciones no solo se presentan en el gigante norteamericano, sino que en diversas naciones del mundo ocurre y no solamente en ámbitos como la medicina.

Estos algoritmos lo que hacen es clasificar a las personas dependiendo su riesgo de salud para asignar equitativamente recursos sanitarios. Lo que garantiza que quienes se encuentren en peor condición de salud, puedan acceder oportunamente a programar para tratar su condición.

Pues los resultados, son bastante desalentadores, en un análisis riguroso de los datos del algoritmo en mención, se descubrió que los negros están mucho peor que los blancos incluidos juntos en la misma categoría. Es decir, que habría miles de negros que quedarían fuera del programa estando mucho más enfermos que los blancos.

Según los investigadores, se pueden cuantificar las diferencias. Además:

“En el grupo de muy alto riesgo los negros tienen 26,3% más enfermedades crónicas que los blancos”. Según datos de la industria, este modelo se aplica a unos 200 millones de personas cada año en EE UU.

Otro panorama bastante paupérrimo es el de la prevalencia de estas condiciones en los pacientes afroamericanos. Según el estudio, trastornos de salud como diabetes, presión arterial alta, insuficiencia renal, colesterol y anemia tendrían una incidencia mucho más a diferencia de los blancos. Lo anterior, independientemente de los factores que analiza el algoritmo.

Otro estudio publicado también en Science, Ruha Benjamin, especialista en innovación e igualdad de la Universidad de Princeton, aseguró que hay desigualdad tecnológica que hace que los algoritmos utilizados no tengan en cuenta el racismo sistémico.

“Este estudio contribuye en gran medida a un enfoque más socialmente consciente para el desarrollo tecnológico demostrando cómo una elección aparentemente benigna (gasto en salud) inicia un proceso con resultados potencialmente mortales. (…)  Las decisiones humanas conforman los datos y el diseño de algoritmos, ahora mismo ocultos por la promesa de neutralidad y con el poder de discriminar injustamente a una escala mucho mayor que unos individuos sesgados”, denuncia Benjamin.

Cómo incide el sistema de salud

La desconfianza  de la que hablamos ha sido impuesta por el mismo sistema de salud en las comunidades afroamericanas y ha ayudado a comprometer muchos esfuerzos de salud pública, incluidos aquellos para frenar la propagación del VIH, contener brotes de tuberculosis y ampliar la provisión de atención preventiva.

Esto es una de las muchas causas por la cual los ‘hombres negros’, y las minorías tienen menos probabilidades que los hombres blancos de buscar atención médica y más probabilidades de morir a edades más tempranas.

Por supuesto, hay muchas más razones que solo los resultados de estos estudios. La salud de los negros ambién es desigual a la de los blancos debido a las diferencias en la educación y sobretodo los ingresos, por nombrar algunos factores. Pero no hay duda de que el sistema de salud también juega un papel importante debido a un historial de discriminación y racismo estructural en las diferentes poblaciones afroamericanas.

Por último, reforzando el hecho del sesgo racial en la atención médica, un estudio reciente encontró que la atención a los pacientes ‘negros’ es mejor cuando ven a los médicos afroamericanos. Los hallazgos del estudio son grandes, pero las razones son simples: mayor confianza y mejor comunicación.

Comentarios

X