Descubren regulador molecular que abre el camino a posible tratamiento de la obesidad

Descubren regulador molecular que abre el camino a posible tratamiento de la obesidad La obesidad está relacionada con un mayor riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes y enfermedades hepáticas crónicas, así como otros trastornos.
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Las células grasas están llenas de gotas cubiertas por moléculas que actúan como "porteros" que controlan el acceso celular a los nutrientes y a la salida de las moléculas que suministran energía, llamadas lípidos. En los individuos sanos, el tráfico de salida y de entrada de las células grasas está finamente equilibrado, suministrando energía mientras se previene la propagación excesiva de la grasa indeseable en el vientre.

Pero en los individuos obesos, estos porteros celulares han abierto demasiado las puertas de ciertas células grasas clave, conocidas como células grasas viscerales, dejando entrar demasiados carbohidratos sin quemar primero los lípidos. Esto lleva a un aumento del tamaño de las células de grasa visceral en el vientre.

La obesidad está relacionada con un mayor riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes y enfermedades hepáticas crónicas, así como otros trastornos.

Le puede interesar:   Fabrican nanopartículas que eliminan la placa que obstruye las arterias

Detalles de la investigación

Los investigadores de Yale informan en la revista Nature Communications que han encontrado el regulador molecular de este portero de gotitas de grasa, y nuevos tratamientos potenciales para la obesidad basados en la restauración del equilibrio saludable que se encuentra en los individuos delgados.

El regulador o comandante de estos centinelas de las gotas de grasa es una enzima llamada O-GlcNAc transferasa (OGT), según el equipo de investigación. Los ratones que carecen de la enzima son magros, exhiben una reducción dramática en el tamaño de las células de grasa y tienden a quemar los lípidos primero en lugar de tomar más combustible de carbohidratos.

Las gotas de grasa (verde) rodean el núcleo de una célula de grasa (azul). Las gotitas están cubiertas por una fina capa molecular (rojo) que controla la entrada de nutrientes y la salida de lípidos que contienen energía. Ilustración: Yale.

Por el contrario, la sobreexpresión de la OGT en los ratones desencadena la obesidad al aumentar la ingesta de carbohidratos sin quemar el exceso de lípidos.

Le puede interesar:   Primer trasplante en España de corazón de un donante muerto por parada cardiorrespiratoria

"El comandante de este portero facilita la entrada de nutrientes, pero dificulta la salida de lípidos", dijo el autor principal Xiaoyong Yang, profesor asociado de medicina comparativa y de fisiología celular y molecular de la Facultad de medicina de la Universidad de Yale.

En estudios anteriores, el equipo de Yang encontró que la sobreexpresión de OGT en las células grasas tiene otro efecto secundario: da una señal al cerebro para que consuma más calorías (esencialmente pidiendo al cerebro que pida otra pizza).

"Esto hace que la OGT sea un objetivo muy atractivo para el tratamiento farmacéutico de la obesidad",

dijo Yang, primer autor del estudio, que fue financiado principalmente por los Institutos Nacionales de Salud.

Comentarios

X