Descubren mecanismo que suprime las señales de saciedad del intestino

Descubren mecanismo que suprime las señales de saciedad del intestino El estudio, publicado en la revista Gut de BMJ, se basa en investigaciones de la membrana de la mucosa del intestino delgado en pacientes de bypass gástrico postoperatorio.
Servicios Combinados MSP

Un mecanismo desconocido hasta ahora que suprime las señales de saciedad del intestino delgado es el principal hallazgo de un nuevo estudio. Esto puede explicar, primero, los trastornos de saciedad en la obesidad y la diabetes y, segundo, los efectos inmediatos en la salud del bypass gástrico, una forma de cirugía bariátrica.

El estudio, publicado en la revista Gut de BMJ, se basa en investigaciones de la membrana de la mucosa del intestino delgado en pacientes de bypass gástrico postoperatorio. Así como en ratones y cultivos celulares. El hallazgo se refiere a un campo de investigación en el que muchos científicos han buscado durante mucho tiempo asociaciones y mecanismos del tipo que ahora se presenta, informó Science Daily.

Detalles del estudio

El estudio se centra en la hormona intestinal péptido similar al glucagón (GLP)-1. Esta pertenece a un grupo de hormonas de saciedad que son liberadas por las células productoras de hormonas sensibles a los alimentos en la membrana de la mucosa gastrointestinal cuando comemos. Estas hormonas regulan el apetito al indicar saciedad al cerebro para terminar las comidas y aumentan la secreción de insulina del páncreas.

Por razones que no están claras, la liberación de GLP-1 y otras hormonas de señalización de saciedad de acción similar se inhibe en pacientes con obesidad y diabetes tipo 2. Esto se considera un mecanismo causal clave subyacente a estos trastornos. Por lo tanto, varios medicamentos modernos contra la diabetes y el sobrepeso copian, o imitan, al GLP-1 para tratar de imitar la secreción normal de esta sustancia.

Lo que los investigadores han encontrado es un mecanismo en el intestino delgado que puede explicar cómo se inhibe la señalización de saciedad. El culpable es el mHMGCS (mitocondrial 3-hidroxi-3-metilglutaril-CoA sintasa), una enzima que desencadena la formación de cuerpos cetónicos en la mucosa intestinal que, a su vez, amortiguan la liberación de GLP-1 de las células productoras de hormonas en respuesta a las comidas.

Experimento en ratones

La experimentación con ratones mostró que el proceso dependía de la dieta. En ratones que, durante un largo período, recibieron una dieta alta en grasas, se produjo un aumento masivo de la producción de enzimas. Esto fue acompañado por un aumento de la producción de cuerpos cetónicos, lo que demostró suprimir la liberación de GLP-1 de las células productoras de hormonas.

El estudio fue realizado por un grupo de investigación de la Academia Sahlgrenska, la Universidad de Gotemburgo y el Hospital Universitario Sahlgrenska. Los científicos buscaban responder a la pregunta de por qué, en los pacientes que se someten a una cirugía de bypass gástrico, hay una reversión muy rápida de niveles extremadamente bajos a niveles normales de GLP-1 en cuestión de días. La investigación previa del grupo muestra que este cambio se produce dentro de los dos días posteriores a la operación, mucho antes de que los pacientes empiecen a perder peso.

Hallazgos

“Ahora tenemos una explicación concebible para esto: Que un bypass gástrico simplemente desconecta la parte del sistema digestivo en la que surge el problema, la producción de cuerpo cetónico”,

dice Ville Wallenius, profesor asociado y consultor principal en cirugía bariátrica y autor principal del estudio.

“Después de la operación, el alimento entra directamente del esófago al yeyuno (la sección media del intestino delgado) sin pasar por el estómago y el duodeno. Entonces, cuando el alimento ya no se mezcla con la bilis y las enzimas pancreáticas que descomponen la grasa de la dieta en ácidos grasos libres, que actúan como precursores de la formación de la cetona, las condiciones previas para la enzima que desencadena la producción de cetonas simplemente desaparecen”,

agregó.

Lars Fändriks, profesor de cirugía bariátrica, describe los hallazgos sobre la formación del cuerpo de la cetona en el intestino delgado en respuesta a la ingesta de alimentos como controvertidos y desconcertantes. “Los cuerpos cetónicos se producen generalmente en el hígado durante la inanición y son esenciales para nuestra supervivencia. Por ejemplo, durante la inanición, el cerebro depende de las cetonas como su fuente de energía primaria cuando no se puede satisfacer con glucosa. La cetogénesis, la producción de cetonas del intestino delgado, parece cumplir una función completamente diferente“, dice Fändriks.

Los científicos creen que estos hallazgos se abrirán para un nuevo tipo de medicamentos. En lugar de inyectar copias de GLP-1, podría ser posible bloquear farmacológicamente la enzima mHMGCS en el intestino. Esto detendría la supresión de las células productoras de hormonas, lo que podría aumentar su liberación tanto de GLP-1 como de otras hormonas de saciedad.

“Ese tipo de droga podría imitar el efecto de la operación de bypass gástrico”,

concluyó Ville Wallenius.

Comentarios

X