Desconocida la prevalencia de la enfermedad renal crónica en Puerto Rico

Desconocida la prevalencia de la enfermedad renal crónica en Puerto Rico Dr. Josué Castresana, presidente de la Sociedad de Nefrología de Puerto Rico.

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

La falta de estadísticas y de políticas públicas que promuevan la prevención de la enfermedad renal crónica (ERC) fueron los aspectos que destacó el nefrólogo Josué Castresana en la Convención Anual de la Sociedad de Nefrología de Puerto Rico que se llevó a cabo el sábado 24 de agosto.

En entrevista exclusiva con la Revista Medicina y Salud Pública (MSP), el Dr. Castresana, quien también se desempeña como Presidente de la Sociedad de Nefrología, aseguró la importancia del cuidado renal que deben tener los pacientes diabéticos pues en varios casos cuando asisten a un consultorio ya presentan nefropatía diabética y en ese caso, la opción es ayudarlo para que el proceso para desarrollar la ERC sea más lento. 

“La diabetes sigue siendo la causa primordial de los pacientes que desarrollan fallo renal terminal y requieren tratamiento de diálisis. En Puerto Rico esta población va en aumento y hoy aproximadamente 6.000 pacientes reciben tratamiento de diálisis. Los que logran alcanzar un trasplante son aproximadamente 40 al año”. 

aseguró el nefrólogo.

Las cifras que entrega son aproximaciones que obtiene con la Fundación del Riñón, la cual está tratando de establecer cifras sobre cuántos pacientes tienen enfermedad renal en el país. 

El Dr. Castresana destaca la necesidad de una política pública que obligue a los laboratorios que realizan diálisis a proporcionar los datos necesarios. “Necesitamos recolectar estadísticas que sean confiables y números que sean claros y específicos para poder establecer cuál es realmente el impacto de la enfermedad y la salud del pueblo”.

La importancia de la prevención

Según el nefrólogo, la educación de los pacientes diabéticos es primordial para evitar enfermedades a largo plazo como la ERC, un ejemplo es que para recibir la insulina hagan un curso sobre cómo hacer un buen uso de esta. 

“Tenemos que empezar por la base del problema, cambiar nuestros estilos de vida, educar en prevención y crear políticas públicas para tratar estas condiciones. No tenemos estadísticas claras de qué es lo que está pasando y si no hay registros no hay un punto de partida para saber la penetración de este problema, su importancia, a donde van dirigidos los fondos y qué debemos hacer para prevenir que siga ocurriendo este problema”,

afirmó el Dr.

Por último, el Dr. Castresana dijo que las metas son que el paciente logre tener un buen control de su enfermedad desde cuando se le diagnostica la diabetes y así poder evitar el desarrollo de todas las complicaciones relacionadas.

Comentarios

X