Desarrollan nueva herramienta para ayudar a detectar signos ocultos de autismo en adultos

Desarrollan nueva herramienta para ayudar a detectar signos ocultos de autismo en adultos El autismo se diagnostica normalmente en la infancia, pero cada vez más adultos son diagnosticados con esta condición, incluso en la mitad y el final de la edad adulta.
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Los investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad de Bath han desarrollado una nueva herramienta potencial para ayudar a los clínicos a detectar signos ocultos de autismo en adultos.

El autismo se diagnostica normalmente en la infancia, pero cada vez más adultos son diagnosticados con esta condición, incluso en la mitad y el final de la edad adulta.

Muchos adultos desarrollan estrategias psicológicas compensatorias para ocultar sus síntomas a los clínicos, a los empleadores e incluso a sus propias familias.

Estas estrategias hacen que la condición de desarrollo sea mucho más difícil de diagnosticar y el “desempeño” para encajar en la sociedad puede suponer una enorme tensión mental para la persona autista.

Eloise Stark, de 30 años, estudiante de posgrado en la Universidad de Oxford diagnosticada con autismo hace tres años, dijo que la parte más difícil de ser autista era tratar de “esconderlo”, y lo comparó con usar una “máscara”.

Primera herramienta

Investigadores de la Universidad de Cardiff, el King’s College London y la Universidad de Bath han ideado ahora la primera herramienta potencial para ayudar a detectar estrategias psicológicas que ocultan los signos de autismo.

En un nuevo estudio, publicado en Molecular Autism, los investigadores esbozan una lista de 31 estrategias compensatorias que los médicos, psiquiatras y psicólogos podrían buscar o preguntar a sus pacientes.

Desarrollaron la lista de control preguntando a las personas autistas sobre sus experiencias en el uso de estrategias psicológicas en situaciones sociales cotidianas.

La Dra. Lucy Livingston, que dirigió la investigación, dijo: “Esto nos permitió elaborar una lista de los ‘guiones sociales’ más frecuentes, incluyendo cosas como copiar los gestos y las expresiones faciales de los demás, aprender cuándo reírse de un chiste sin entender por qué es gracioso

y hacer contacto visual deliberadamente, incluso cuando puede ser realmente incómodo“.

“Por el momento, los profesionales saben muy poco sobre estas estrategias y qué buscar. La nueva herramienta, si se encuentra efectiva, podría ayudar a los clínicos a evaluar a los adultos con autismo que parecen no ser autísticos o ‘neurotípicos’ en la superficie, particularmente aquellos que son altamente inteligentes”,

dijo.

Opinión de los autores

Ser conscientes de estas estrategias debería ayudar a los clínicos a entender lo duro que el individuo podría estar trabajando potencialmente para mantener esta apariencia. En última instancia, esto podría significar que las personas autistas reciban un diagnóstico más preciso y oportuno“, agregó.

Alrededor de 700.000 personas en el Reino Unido viven con autismo y está subdiagnosticado en las mujeres; tres veces más hombres que mujeres son diagnosticados.

El Dr. Punit Shah, del Departamento de Psicología de Bath, que fue coautor de la investigación, añadió: “Este es un importante paso práctico para traducir el reciente trabajo sobre estrategias compensatorias en el autismo hacia la práctica clínica. Igualmente, es importante señalar que no son sólo los autistas los que utilizan estas estrategias y que no es sólo un fenómeno clínicamente relevante“.

“Muchas personas en la sociedad no ‘encajan’ y usan estrategias psicológicas para hacerlo. Podríamos hacer mucho más para cuestionar esto y ser verdaderamente aceptables de las diferencias en la sociedad, no sólo porque se siente o suena bien, sino porque conduce a sociedades más inclusivas, innovadoras y productivas”,

agregó Shah.

Comentarios

X