Dependencia a Whatsapp, la nueva adicción del siglo XXI

Dependencia a Whatsapp, la nueva adicción del siglo XXI

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

El uso de nuevos dispositivos vinculados a los adelantos tecnológicos se ha convertido en objeto de investigación por parte de científicos y profesionales de la salud. Esto se debe a que el uso excesivo de ellos, de acuerdo con múltiples estudios, generan adicción en algunas personas. Sin embargo, recientemente también se habla de la adicción a Whatsapp, el servicio de mensajería instantánea más utilizado en todo el mundo.

En el sitio web Infobae.com, Erika Villavicencio Ayub especialista de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó que este el uso exagerado de esta aplicación provoca una reacción cerebral asociada con la producción de dopamina. Como consecuencia, las personas experimentan placer en cada uso de esta herramienta tecnológica. Sobre esta patología, la experta añadió lo siguiente:

No se encuentra en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5); sin embargo, por recientes estudios y los síntomas detectados podría tratarse de una adicción a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC)”, dijo Villavicencio Ayub sobre la adicción a WhatsApp.

Pero la sensación placentera no es el único síntoma que delata a una persona adicta a Whatsapp. Como signos iniciales, los adictos a Whatsapp sienten vibraciones fantasma, utilizan la aplicación al caminar o conducir, cree que le envían mensajes y constantemente revisa el celular como pretexto.

Como en otros tipos de dependencia, las personas empiezan a sufrir de insomnio o cambios en sus rutinas diarias al dormir, descuidan su aspecto personal, olvidan las horas de comer y sufren ataques de ansiedad cuando pasan tiempo sin usar la plataforma tecnológica. Cuando la persona manifiesta síntomas más avanzados de adicción puede experimentar aburrimiento, fatiga,depresión, aislamiento social y dificultades para memorizar o concentrarse.

Al presentar el síndrome de abstinencia por no revisar el celular, el individuo siente malestar emocional proyectado en conductas disfóricas, insomnio, irritabilidad, aburrimiento, soledad, ira y nerviosismo”, resaltó la psicóloga para ese sitio web.

Por supuesto, para saber si una persona es en realidad adicta al Whatsapp, la dependencia debe ser diagnosticada por un especialista. De esta manera se puede determinar la complejidad del trastorno y el tipo y duración del tratamiento. Frente a esto último, la experta explicó que para la mayoría de casos se utiliza una terapia cognitivo-conductual pero que si es una adicción severa, a la persona se le prescribe un tratamiento farmacológico y conductual.

Comentarios

X