Dedica su vida a salvar la vida de los puertorriqueños

En cáncer hepatobiliar es un asunto de salud pública en la isla

Por: Servicio de Noticias Científicas de Medicina y Salud Pública de Puerto Rico1

Para el doctor Juan Vicente Del Río Martín, director clínico del Auxilio Centro de Trasplante del Hospital Auxilio Mutuo, conocido por haber realizado el primer trasplante de hígado en Puerto Rico, su mayor satisfacción es poder “transformar” la vida de los pacientes que son trasplantados, logrando que estos puedan continuar sus vidas normales.

“El trasplante, sobre todo el de hígado,… tú transformas una persona que tiene una condición que es mortal por definición y que no hay sustitución, el riñón pues está en diálisis y mejor o peor puede seguir, pero para el hígado no hay sustituto…”, explica el médico español, quien asegura que en uno a dos meses estos pacientes “vuelven a la vida” e incluso regresan a sus trabajos.

El doctor destaca la relación emocional que se crea después de un trasplante entre los pacientes y el equipo que trabajó en la cirugía, la que de acuerdo a él, “se perpetúa en el tiempo”. “Se crean amistades muy grandes. Yo estoy en algunas listas de Whats App por ahí, siempre organizan cosas, siempre que puedo me acerco, y es muy agradable ver como los pacientes retornan a su vida normal… eso es muy agradable”, manifiesta.

Le puede interesar:   Arteritis temporal: la complicación de la polimialgia reumática

“El trasplante saca lo mejor de la solidaridad humana, es entrañable, a mí me gusta porque todos los focos: la parte de la donación, la parte del paciente y de la familia que sufre… el agradecimiento perpetuo que tienen hacia nosotros y sobre todo hacia el donante”, añade el galeno.

Entre sus logros más importantes, el doctor destaca la creación del programa de trasplantes en la Isla y el uso de una técnica quirúrgica de trasplante, la que permite que se utilice menos sangre al momento de la cirugía.

Del mismo modo, el doctor menciona el primer niño trasplantado por el grupo pediátrico del Centro de Trasplantes que dirige.

Para el doctor, quien llama “clínicas de acción de gracias” a las clínicas de revisión de pacientes que hacen cada martes, asegura que no para de trabajar, aunque no sea en trasplantes, los que cataloga como “impredecibles”. Y es que, entonces, trabaja en la cirugía hepatobiliar, con casos de cáncer de páncreas y cirugías de hígado.

Por otro lado, una de las cosas que estresa al doctor es cuando un órgano no funciona rápidamente en un paciente trasplantado. En un momento como ese, dice, tienen que utilizar otros recursos, y si finalmente no funciona, tienen que trasplantar nuevamente al paciente.

Le puede interesar:   Científicos descubren una nueva vía de transmisión del coronavirus

“Aunque tengamos un programa exitoso, tenemos un por ciento de mortalidad de 8 por ciento al año”, lamenta.

El doctor Del Río, quien llegó a la Isla en el 2010 y más tarde comenzó a dirigir el Programa de Trasplantes de Hígado del Auxilio Mutuo, estudió en la Escuela de Medicina Universidad  Autónoma de Madrid, donde se graduó en el 1987. Tras un año de servicio militar en su país, hizo 5 años de residencia en cirugía general. Después, llegó a Estados Unidos por una beca, realizando labores de cirugía colorectal en Nueva Orleans. De allí, pasó a Chicago, donde trabajó en cirugía de trasplante. En el 2005, dirigió el Programa de Trasplante de Hígado en Mount Sinai Medical Center en Nueva York.

“Pasear por el edifico antiguo del hospital (Auxilio Mutuo) me recordaba mucho a las escuela de mis monjitas en mi pueblo…”, asegura el doctor natural de Toledo sobre los motivos para quedarse a trabajar en la Isla.

Comentarios

X