Cuestionan la transparencia de la marcha Unidos por la Salud

A la izquierda, el exsecretario del Departamento de Salud doctor Enrique Vázquez Quintana y a la derecha, doctor Iván González Cancel, cardiólogo.

Por: Agencia de Medicina y Salud Pública

Los ex-secretarios del Departamento de Salud de Puerto Rico, Iván González Cancel y Enrique Vázquez Quintana, exhortaron a la ciudadanía a no participar de la manifestación a realizarse el jueves para exigir paridad en los fondos federales para los programas Medicaid y Medicare, pues entienden que el evento persigue el lucro desmedido de las aseguradoras.

Para el cardiólogo Iván González Cancel el evento denominado Unidos por la Salud, a realizarse el jueves al mediodía partiendo desde el Coliseo José Miguel Agrelot y que llegará al Estadio Hiram Bithorn en Hato Rey, “es un insulto para el pueblo, particularmente para los pacientes. Esa es la marcha de las aseguradoras, la marcha de los (programas) Advantage. La participación en esa marcha es indigna y hoy secuestran a proveedores y pacientes, los tienen de rehenes, para que entonces les acompañen en una marcha”.

El cirujano cardiovascular cuestionó si una vez conseguido el objetivo de la asignación de los fondos federales las aseguradoras han manifestado cómo los utilizarían.

“¿Acaso cuando tengamos más fondos, les han dicho que van a mejorar la cubierta de medicinas?, ¿Nos han dicho que van a mejorar el pago a proveedores, farmacias y laboratorios?, ¿Nos han dicho que van a corregir los desmanes que hacen cuando se sacan 100 o 200 pacientes de proveedores de un plan porque a alguien le da la gana?, ¿Nos han dicho que van a disminuir la burocracia en términos de credenciales?, ¿nos han dicho que van a mejorar los términos de pagos a los proveedores? No. No existe tal cosa como igualdad en algo y no en todo”, inquirió.

Le puede interesar:   El control de la presión arterial durante el coronavirus

Añadió que los puertorriqueños merecemos la igualdad en cualquiera de sus manifestaciones. “¿Qué es eso de igualdad en los fondos de salud y qué sucede en lo otro? ¿Las otras facetas no son dignas?”.

Puso como ejemplo el cuento de cuando la concubina le pide al amante que le compre el mismo carro que le paga a la esposa. “¡No! El adulterio es indigno, particularmente para la mujer que lo sufre. Y la desigualdad es indigna en cualquiera de sus manifestaciones, incluyendo en la salud. Los pacientes y proveedores de Puerto Rico no pueden cogerse de mangó bajito, ni de rehenes de grupos que los cogen para marcha, sin importar el caso de la abuelita que sufrió un derrame cerebral y no tiene acceso a terapia física, o el niño que sufre de convulsiones y le han negado el estudio de resonancia magnética”, explicó enérgico.

Enrique Vázquez Quintana, por su parte, entiende que el problema con  Unidos por la Salud es que mezcla reclamos justos con los que no tienen mérito.

“Hay algunas justificaciones para obtener más fondos para Medicaid y Medicare, pero lo otro, lo de los (programas) Advantage, no porque lo que quieren es una ganancia excesiva para las aseguradoras”, enfatizó.

Le puede interesar:   Preocupación en médicos puertorriqueños ante posible contagio por COVID-19

El extitular advirtió que este último grupo “ya viene haciendo movimientos porque sabe que el próximo año tendrán un recorte del 11% de pago, entonces dicen que en enero 1ro los deducibles serán más altos y las farmacias más caras, anticipando que ganarán lo mismo que ganaban antes de la reducción”.

Vázquez Quintana lamentó que los organizadores de la marcha, la Coalición para Atender la Crisis de Salud en Puerto Rico, haya convencido a la ciudadanía, “a grupos religiosos y académicos, hospitales, Cámara y Senado (de participar), pero no sé si entienden claramente lo que están haciendo”.

González Cancel y Vázquez Quintana cuestionaron quién o quiénes costean la masiva campaña para participar de la marcha del jueves, que ha copado diversos medios de comunicación.

Una fuente de entero crédito y consultada por este medio, reveló que la campaña sobrepasó los $2.2 millones y que fue sufragada por aseguradoras, hospitales y el gobierno.

Ahora el reto, coincidieron, estriba en hacerle frente a las autoridades federales para recibir un trato igualitario a los demás estados, dado a que a la clase trabajadora en la Isla se le hacen las mismas deducciones de Seguro Social y Medicare.

Comentarios

X