COVID-19: catedrático cuestiona la falta de pedagogía y políticas públicas en Puerto Rico

COVID-19: catedrático cuestiona la falta de pedagogía y políticas públicas en Puerto Rico Dr. Pablo Méndez Lázaro, catedrático del Departamento de Salud Ambiental de la Escuela Graduada de Salud Pública de la UPR.

César Fuquen Leal
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Durante la pandemia se ha hecho indispensable la creación de políticas públicas y ciudadanía para educar a la población sobre el manejo del COVID-19, los protocolos de bioseguridad, entre otros temas que involucran a la salud pública. Salubristas boricuas han evidenciado que el gobierno actual de Puerto Rico no ha desempeñado esta tarea cómo se debería en estos tiempos. 

Llevamos desde marzo que estuvimos en lockdown, en los encierros y con el cierre de actividades cotidianas, pero carecemos de información educativa, carecemos de esa campaña y de esa inversión en la que pudiera haber un beneficio social en los cambios de actitudes de las personas, más allá de proveer datos de información de número de camas, número de muertos, número de contagios, la curva aumenta, disminuyen los posibles factores de riesgo. La campaña educativa sobre prevención, la campaña educativa sobre qué actividades son las de menor riesgo y las de mayor riesgo, fuera de lo que diga la orden ejecutiva o de ejecutiva”, le dice a la Revista Medicina y Salud Pública el Dr. Pablo Méndez Lázaro, catedrático del Departamento de Salud Ambiental de la Escuela Graduada de Salud Pública de la UPR. 

Se necesita más iniciativa

Según el catedrático, se necesita más intervención por parte del gobierno puertorriqueño para que las personas creen conciencia sobre la incidencia del COVID-19. 

“Se esperaba que esa campaña pedagógica que se necesitaba fuera liderada por el gobierno de Puerto Rico. Esa campaña apenas está empezando ahora, seis meses después de que empezamos con los primeros cierres en Puerto Rico. Sí hemos sido efectivos notificando sobre el número de casos confirmados, el número de muertos y de camas. En eso siempre se ha mantenido la información activa, pero el pueblo necesita mucho más allá de sencillamente decir cuántas camas hay disponibles, cuántos casos confirmados y cuántos muertos están corriendo. El pueblo necesita información sustancial que le permita tomar decisiones instruidas y tener la información necesaria para tomar las mejores decisiones sobre las actividades que voy a estar llevando a cabo y para eso hace falta educación

”, cuestionó el Dr. Méndez.

¿Han sido efectivas las estrategias públicas?

El doctor dice que el gobierno ha respondido de manera eficiente en cuanto a los protocolos para reabrir la economía. Sin embargo, sigue recalcando la importancia de políticas públicas para estas situaciones sanitarias.

“En términos de COVID se están exigiendo protocolos de reapertura para los diferentes sectores industriales que han vuelto a abrir sus puertas tras la nueva orden ejecutiva. Se está nuevamente restableciendo cuál es el porciento de ocupación de personas que pueden estar dentro de un área interior, como pueden ser los restaurantes en los cuales el aire se recicla”, dijo el experto. 

Indispensable educar sobre los factores de riesgo

Una de las situaciones que el doctor plantea para futuras pandemias es analizar los factores de riesgo que se pueden mitigar para que el impacto del virus no sea tan fuerte en persona con comorbilidades como la obesidad. “Hay factores ambientales y otros factores de riesgo que no solo nos pueden ayudar a estar mejor preparados contra el COVID, sino para estar mejor preparados contra posibles futuras pandemias”.

“La variable ambiental se ha podido evidenciar como la mortalidad y la fatalidad y la severidad del virus ha sido más alta en aquellas ciudades con peor calidad de aire. Su sistema respiratorio ya está perjudicado y ya está comprometido. (…) La mortalidad aumenta un 113 por ciento en aquellas personas que padecen obesidad. Si nosotros atendemos esos factores de riesgo, no es algo que lo puedas cambiar de hoy para mañana, quizás es un cambio generacional, pero si nosotros atendemos y sabemos que tenemos muertes por obesidad infantil, sabemos que debemos atender ese problema como estrategia, no solamente para disminuir la obesidad infantil, sino que también para estar mejores preparados a futuras pandemias. Los componentes nutricionales, actividades físicas, hay muchas cosas que nos enseñan cómo pudiéramos disminuir o prepararnos para responder mejor a una futura pandemia”, exhortó el Dr. Méndez Lázaro. 

Comentarios

X