COVAX: proyecto que garantiza el acceso equitativo de la vacuna contra el COVID-19

COVAX: proyecto de vacuna contra el COVID-19 La Organización Mundial de la Salud (OMS) no está segura de que muchas de estas vacunas tengan éxito.

Katherine Trujillo Useche 

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Con información de BBC

Con la llegada del coronavirus se han desarrollado múltiples vacunas y muchas de ellas ya se encuentran en la fase 3 de sus pruebas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no está seguro de que muchas de estas vacunas tengan éxito, pues son más de 170 proyectos donde están sacando la vacuna contra el COVID-19 en donde se sabrá si es funcional o no.

La OMS responde algunas preguntas sobre los ensayos clínicos de la vacuna y por qué son tan cruciales. Afirma “los gobiernos están bajo presión para asegurar suministros para su población de aquellas que tengan éxito. Si los gobiernos compiten, la mayoría de los países podrían quedar fuera”. Es una carrera de al menos de 165 países que están interesados en hacer parte de un entendimiento conjunto que pretende garantizar el acceso equitativo a la vacuna que ejecute, a ese mecanismo se le llamó COVAX.

Hasta el mes pasado, 75 de esos 165 países habían levantado la mano como financiadores del desarrollo de una “cartera” de vacunas que tengan las mejores probabilidades de tener éxito, informó la OMS.

Esas naciones aceptaron compartir el posible éxito de una o varias de esas vacunas con otros 90 países con menos posibilidades económicas o sistemas de salud más débiles. En total, el 60% de la población mundial tendría acceso a la vacunación.

Para Seth Berkley, director ejecutivo de la fundación Gavi -que codirige la iniciativa junto a la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias (CEPI) y la OMS-, COVAX puede ser la única solución verdaderamente global.

“Para la gran mayoría de los países, ya sea que puedan pagar sus propias dosis o que necesiten asistencia, significa recibir una parte garantizada de las dosis y evitar quedar en el final de la fila“, dijo en una asamblea de la OMS.

Qué lecciones deja para el coronavirus la desigualdad distribución de la vacuna contra el H1N1 hace 10 años

Argentina, Brasil y México están entre los países de América Latina que se han pronunciado a favor de la alianza de COVAX.

Sin embargo, grandes economías como Estados Unidos, China, la Unión Europea y Rusia señalaron que, por el momento, no se unirán a la coalición.

Esto hace temer que en la actual pandemia se agrave lo ocurrido en 2009 con la crisis del H1N1.

En esa ocasión, algunos países intentaban inmunizar a toda su población en lugar de respetar la orientación internacional de vacunar a los más vulnerables en todos los países.

¿Qué se planea hacer?

Proyectos de vacunas que dicen estar en la avanzada etapa 3, como la de Rusia, China o la Universidad de Oxford-AstraZeneca, aún no demostrado su efectividad en grupos masivos.

Aun así, diversos países ya han acordado producirlas a gran escala, como la asociación Argentina-México para producir y distribuir en América Latina la vacuna Oxford-AstraZeneca.

Qué se sabe del plan de producción y distribución de la vacuna contra la COVID-19 desde Argentina y México para América Latina

Como los expertos señalan, esto es como lanzar una moneda al aire: si bien se gana tiempo al producirla, aún sin tener los resultados de su eficacia, se puede perder todo si no demuestra su efectividad en las pruebas.

Ante este problema, la OMS dice que todos los países de COVAX “compartirán los riesgos asociados con el desarrollo de vacunas” a través de la creación de un fondo global de financiamiento.

Por una parte, invertirán en la fabricación por adelantado de vacunas candidatas de su cartera “tan pronto como se demuestre su éxito”.

COVID-19 ” Ahora mismo no tenemos evidencia de que esas vacunas de las que se habla funcionan, sólo sabemos que se ven prometedoras”

Por otro unirán las adquisiciones de esas vacunas “para lograr volúmenes suficientes” el próximo año con 2000 millones de dosis que hayan pasado la aprobación de la OMS.

“A través de COVAX, nuestra aspiración es poder vacunar al 20% más vulnerable de la población de cada país participante, sin importar el nivel de ingresos, para fines de 2021″, dice Richard Hatchett, director ejecutivo de CEPI.

El mecanismo busca distribuir las dosis de manera proporcional a las poblaciones de cada país, “priorizando inicialmente a los trabajadores de la salud y luego expandiéndose para cubrir el 20% de la población”

Una ronda siguiente de dosis se establecería “en función de las necesidades del país, la vulnerabilidad y la amenaza de COVID-19”, además de que habría una “reserva humanitaria”.

El financiamiento

COVAX es parte del Acelerador de Acceso a Herramientas COVID-19, o simplemente Acelerador ACT, que la OMS creó como respuesta a la pandemia.

Soumya Swaminathan, científico jefe de la OMS, dice que para que realmente funcione se requiere “que todos los países apoyen” la iniciativa

 Qué he aprendido como voluntario en los ensayos de la “prometedora” vacuna de Oxford contra el coronavirus

En julio inició un proceso de consulta con los 165 países que inicialmente han manifestado su intención de participar y que deberán proporcionar un pago por adelantado y un compromiso de comprar dosis para fines de agosto, lo que los hará partícipes de COVAX.

En la primera fase, COVAX dice que requiere $2000 millones de dólares, de los cuales ya han reunido $600 millones.

El director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo el 13 de agosto que “COVAX ya cuenta en su cartera con nueve vacunas candidatas, que se encuentran en la fase 2 o 3 de los ensayos”.

“Es fácil pensar en el Acelerador como en una medida de investigación y desarrollo; pero en realidad es el mejor estímulo económico en el que puede invertir el mundo”, señala.

“Cuanto antes detengamos la pandemia, antes podremos asegurarnos de que los sectores interconectados a escala internacional, como los viajes, el comercio y el turismo, puedan recuperarse realmente. Hay esperanza”.

Comentarios

X