Consecuencias del Zika permanecen en la adultez

Consecuencias del Zika permanecen en la adultez Virus del Zika

Luego del brote del virus del Zika en países tropicales, Brasil -una de las naciones más afectadas por este virus- llevó a cabo una investigación que se publicó en este año. El objeto de estudio fueron los efectos secundarios del contagio del Zika en la población adulta, ya que no se desconocen los estragos que causa en la salud infantil. La investigación se publicó en la revista ‘Science’.

Los científicos brasileños llevaron a cabo su estudio en modelos animales, ratones lactantes infectados con el virus para averiguar si éste producía efectos secundarios en los animales adultos. Durante el periodo de lactancia, los ratones manifestaron episodios de convulsiones y déficits en la estructura cerebral que perduran hasta la edad adulta. Un hecho que refuerza la teoría sobre los daños cerebrales que se presentan en bebés infectados con el virus luego de su nacimiento.

Aunque se conocen las consecuencias del Zika en mujeres embarazadas y fetos, los efectos negativos del virus en bebés que lo contrajeron después del nacimiento no siempre son evidentes a corto plazo. Incluso, condiciones como la epilepsia pueden desarrollarse en los infantes sin que los médicos tratantes la asocien con la exposición al virus. Con el fin de explorar estos fenómenos, el investigador Isis Nem de Oliveira Souza y su equipo, de la Universidad Federal de Rio de Janeiro(Brasil) investigó las consecuencias neurológicas a corto y largo plazo de la infección por Zika en ratones recién nacidos.

De acuerdo con la información publicada, los científicos infectaron a ratones de 3 días de nacidos y los monitorearon hasta la edad adulta. Al manifestar la enfermedad, los animales sufrían de convulsiones espontáneas tras 9 días del contagio y eran más propensos a sufrir de convulsiones inducidas por agentes químicos.

Además de este efecto, los científicos notaron serio deterioro en su fuerza y las funciones motrices -durante la edad infantil- que los ayudan a la supervivencia en la adultez y la pérdida de la memoria a corto plazo durante la edad adulta. Por otro lado, los ratones afectados por el virus mostraban una inflamación cerebral persistente. Además descubrieron que a pesar de superar muchos de los síntomas en la adultez, el virus del Zika continuaba replicándose en el cerebro en la edad adulta.

A pesar del desalentador panorama, los científicos llevaron a cabo un tratamiento con infliximab, un inhibidor de TNF-α, una proteína de señalización, con el fin de investigar si esto reduciría las convulsiones en los ratones. Sorprendentemente, de acuerdo con Julia Clarke -una de las investigadoras del estudio- «Los ratones jóvenes respondieron muy bien al inhibidor del TNF-α. Encontramos que algunos animales tenían una reducción del 50% en el número de ataques. Además, los animales adultos ya no eran susceptibles a las convulsiones inducidas por medicamentos«.

Este estudio abre la puerta a las investigaciones sobre el Zika y establecería una nueva ruta de posibles tratamiento para minimizar los efectos secundarios de la infección, especialmente en la población infantil que es la más afectada.

Comentarios

X