Confuso el diagnóstico de leptospira en Puerto Rico

La leptospira no se está diagnosticando certeramente en la isla.

Así lo aseguraron a la Revista Puertorriqueña de Medicina y Salud Pública (MSP) los doctores Miguel Colón y Luis Lugo, ambos infectólogos de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de Puerto Rico, quienes explicaron que la enfermedad bacteriana se está confundiendo con el dengue debido que sus síntomas iniciales son similares.

La leptospira es una enfermedad asociada al orín de ratones y su diagnóstico a tiempo podría significar salvar la vida de un paciente, ya que en un principio podría presentar síntomas como diarrea, fiebre alta, dolores musculares, entre otros, hasta que la condición se agrava con otras complicaciones, a diferencia del dengue.

Recientemente este medio publicó en exclusiva la alta presencia de la leptospira en la región norte del país en  municipios como Maricao, Manatí, Hatillo, Utuado y Arecibo, donde la bacteria abunda en terrenos utilizados para actividades de ganadería.

Precisamente, médicos del Manatí Medical Center (MMC) realizaron un estudio epidemiológico que reveló la necesidad de que el Departamento de Salud tome acción de conciencia tanto para educar a la comunidad sobre las medidas preventivas para evitar el contagio con la bacteria, como para establecer datos epidemiológicos reales de la enfermedad en Puerto Rico.

Entretanto, el doctor Lugo relató a este medio un testimonio donde recientemente un paciente de 51 años de edad acudió a la sala de emergencia del hospital San Lucas de Ponce -donde ejerce su práctica- con síntomas como dolor muscular, fiebre y diarreas, que resultaron ser parte de la infección provocada por leptospira.

La diferencia clínica entre un diagnóstico de leptospira estriba en los altos niveles de células blancas en los laboratorios, mientras que en dengue el índice es bajo.

Además, el paciente, quien se dedicaba a la agricultura, desarrolló complicaciones renales y fallo hepático, lo que complicó su panorama clínico.

“La leptospira no se está diagnosticando como se debe en Puerto Rico porque se confunde con los síntomas del dengue. Se debe saber que la leptospira es real y común”, sentenció.

“Hacen falta que nuestros médicos primarios hagan un buen historial del paciente, examen físico y sobretodo establezcan el factor epidemiológico, como el tipo de actividad que realizaba el paciente, para diferenciar entre dengue, que es un virus y leptospira causada por una bacteria que desarrolla infección”, señaló.

Otro caso clínico que pone en relieve la necesidad de la emisión de un diagnóstico certero de lepstospira fue narrado por el doctor Colón, del Hospital Auxilio Mutuo, quien sostuvo que recientemente un paciente de un municipio del área metro tuvo un diagnóstico de leptospira debido a que durmió en terrenos aledaños a un campo.

El dormir sobre la tierra llevó a que la bacteria provocara en el paciente complicaciones de fallo renal, requiriera transfusiones de sangre, recibiera diálisis, necesitara ayuda respiratoria de un ventilador y perdiera sobre 50 libras  en el proceso de hospitalización.

“Lo más satisfactorio pára mí fue cuando vi ese paciente salir caminando de allí (hospital). Es bien importante que la comunidad médica busque el factor riesgo de la leptospirosis, como por ejemplo, la actividad en agricultura”, expuso.

Finalmente, ambos galenos enfatizaron en que una de las medidas preventivas contra la bacteria es la buena higiene, como el lavado de manos y el uso de equipos especiales, ya que, según el doctor Colón,  la bacteria puede estar contenida en frutos.

“Hace 20 años tuve un caso donde un paciente de Manatí que lamentablemente falleció, se contagió con la bacteria en un supermercado por no ponerse las botas de protección en el almacén de frutas. Como usó tenis, la bacteria penetró hasta infectarlo. Por eso es importante tomar medidas de higiene y protegerse con equipo especial como guantes y botas”, finiquitó.

Noticia relacionada:

Comentarios

X