Cirugía oncológica: una fusión para el beneficio del paciente

Dr. Bolívar Arboleda, cirujano oncólogo de seno del Hospital Hima de Caguas.

Rosmery Cernadas
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

El reconocido oncólogo Bolívar Arboleda fue uno de los recientes invitados a nuestra revista Medicina y Salud Pública. En este sentido, el galeno compartió sus conocimientos bajo el prisma que ofrece su extensa experiencia y trabajo diario acerca de los últimos avances en el rubro médico, específicamente en el área de la oncología y la fusión de esta con la cirugía plástica.

Las herramientas disponibles en la actualidad para la prevención y el diagnóstico precoz de cáncer de mama son especialmente importantes para aquellas mujeres que presentan mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama y para las cuales el inicio temprano del tratamiento se traduce en una reducción de la mortalidad. 

Según el especialista, resulta de gran importancia encontrar de manera precoz “esos pequeños tumores cuando empiezan”. En este sentido, resalta la importancia de la mamografía y la señala como la más importante de todas las técnicas de exploración diagnóstica y seguimiento: “Hay muchas otras cosas importantes que se están realizando, pero todavía la mamografía sigue siendo la número uno”, aseveró.

Avances en los últimos años

Como bien indica el doctor, en los últimos años ha habido diversas modificaciones en cuanto a las indicaciones y las edades de inicio para realizar un examen. Según indica, son diversas las asociaciones que han modificado su postura al respecto:

(…) en términos generales, una mujer de riesgo normal o promedio, debe comenzar a hacerse sus mamografías cerca de los cuarenta y cinco años; desde los cuarenta y cinco hasta los cincuenta y cinco, una vez al año y antes de los cuarenta y cinco o después de los cuarenta y cinco, la posibilidad de hacerle mamografía a esas pacientes debe ser consultada con su médico, porque las que tienen -tal vez- un riesgo mayor, podemos empezar antes y podemos continuar más tarde anualmente.

Mientras que, en casos de mujeres mayores a los cincuenta y cinco años, según los datos proporcionados por el doctor, en lugar de realizarse de forma anual se podría modificar por un período de cada dos años.

Cirugía oncoplástica

Por otro lado, en la actualidad, resalta la utilización de la cirugía oncológica, cuyo término más reciente es la cirugía oncoplástica. “Significa que combinamos los principios de la cirugía oncológica -que tradicionalmente hacíamos- con los principios que nos han enseñado nuestros compañeros, los cirujanos plásticos”, así planteó el galeno en la entrevista.

Esta fusión permite que se realice una correcta cirugía oncológica y, además, ofrece la ventaja de un resultado mucho más satisfactorio, es decir “que se vea lo mejor posible sin sacrificar el principio oncológico”. A esto precisamente se refiere la cirugía oncológica.

Mayor cultura de la salud en la población boricua

“Cuando yo empezaba hace treinta y treinta y cinco años atrás, en la clínica del hospital oncológico había una gran cantidad de mujeres que llegaban con tumores avanzados”,

rememora.

Sin embargo, en la actualidad, el 70 u 80% de los casos del doctor son atendidos de forma precoz: “son casos tempranos, donde hacemos cirugías conservadoras de seno, removemos el área donde está el tumor, algunos nódulos de la axila y, usualmente, eso es lo único que hace falta para darle tratamiento”.

Aumento del número de pacientes jóvenes

“Las estadísticas no son tan claras”, plantea el entrevistado. Realmente existe la incertidumbre de si, también años atrás existían casos de pacientes jóvenes como los que visitan la consulta actualmente. Existe la idea de que, quizás, se deba a un mejor y temprano manejo de estas afecciones. Esto se debe a que existe “más conciencia en la población, tanto en las mujeres como en los médicos al referir de forma temprana cualquier cosa sospechosa”, dijo al respecto el doctor.

Usualmente, las mujeres jóvenes, de veinticinco años aproximadamente no tienen razón alguna para realizarse una mamografía a menos de que se evidencia alguna masa irregular en el seno. Por otro lado, las mujeres adultas, entre los cuarenta y cuarenta y cinco años ya deben realizarse mamografías de rutina, ahí es donde se puede evidenciar alguna u otra lesión en el seno.

Métodos actualizados para el diagnóstico

“La compresión es la mamografía tradicional”. Sin embargo, declara que, efectivamente, se trata de un método doloroso e incómodo debido a que “hay que comprimir el seno para hacer una buena imagen”.

Sin embargo, existen otros métodos eficaces que complementan la mamografía. Entre ellos resalta el sonograma de seno, actualmente muy utilizada, que permite determinar si una masa es líquida o es sólida.

Por otro lado, existe otra técnica: la tomosíntesis de seno que, según nos explica el doctor, “es como hacer un pequeño scan  del seno, que sirve -mayormente- para mujeres con senos densos”.

Señala también el MRI, o imagen de resonancia magnética, “una prueba buenísima para resolver ciertos problemas diagnósticos”. Actualmente se están creando, además nuevos protocolos para el uso de determinadas imágenes del MRI, un avance que permitirá grandes beneficios en los próximos años, pues aún no se encuentra aprobado.

Cirugía oncoplástica como nueva alternativa

En cuanto a la fusión de estas dos especialidades, el doctor plantea que “en los últimos años algunos pacientes preguntan de inicio”, refiriéndose a su interés por una reconstrucción. Y, aunque se trata de una nueva tendencia, se deben discutir con el paciente todas las opciones disponibles una vez se tenga un diagnóstico:

“Porque remover el seno completo todavía sigue siendo una opción, no es la más común, no es la más deseada, pero todavía algunas mujeres optan por una mastectomía completa. Eso también sucede”,

comenta.

Directrices de la cirugía oncológica

“Mirando hacia el futuro, diría que en los próximos 25 a 50 años va a llegar el momento que podamos detectar -mediante una muestra de sangre- que podremos saber si una paciente tiene células cancerosas en la sangre antes de que aparezca siquiera una masa palpable, ni sea radiográficamente detectable, eso en algún momento va a pasar”,

augura el galeno, basado en su experiencia y en los más recientes avances de la medicina.

Además, plantea que estos avances permitirán el uso de dichas células cancerosas y la creación de anticuerpos específicos para el tumor de cada paciente. Un método que permitirá combatir de forma personalizada cada cáncer.

Por último, el especialista realiza una invitación a un evento cuyo principal objetivo es “mantener al día todos los conceptos y principios” e “informar a la población médica”: la Convención de Seno del Caribbean Breath Symposium en unión con la American Society of Clinical Oncology (ASCO) que se realizará en agosto de este año los días 2 y 3.

Comentarios

X