Científicos puertorriqueños logran demostrar resistencia a medicamento cardiovascular

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Los laboratorios de farmacogenética del País han logrado demostrar que en medio de todas las limitaciones científicas que rigen la clínica aplicada en pacientes pueden ser rebasadas. 

Más allá, ante la supuesta falta de investigaciones en poblaciones hispanas, decidieron tomar el timón científico demostrando que la medicina extrapolada de estudios estadounidenses podría resultar adversa para la población puertorriqueña, sobretodo en aquella con enfermedades cardiovasculares, debido a las diferencias genéticas.

Y es que un estudio logró demostrar la resistencia hacia clopidogrel, medicamento altamente utilizado en pacientes cardíacos. Asimismo, se logró evidenciar que aquellos pacientes comórbidos, como los diabéticos, podrían estar a mayor riesgo de mortalidad y efectos adversos  

Entre los autores de la investigación se destacaron el doctor Dagmar Hernández, jefe de residencia del Programa de Residencia de Medicina Interna en el Recinto de Ciencias Médicas (RCM), el doctor Jorge Duconge, investigador de la Escuela de Farmacia, así como los doctores Stuart Scott, Matthew Tomey, Kyle Melin, Angel López y Charlotte Buckley. 

“Estamos siguiendo unas guías americanas hechas para blancos americanos o afroamericanos en nuestra población. No se ha realizado en Puerto Rico un estudio que demuestra que esto funciona en nuestros pacientes. Quisimos estudiar las características genéticas de estas personas que no responden al medicamento y que se puedan buscar otras alternativas médicas para tratarlos”, explicó. 

El clopidogrel es un medicamento antiplaquetario ampliamente recetado para pacientes con cardiovasculares, que han atravesado accidentes cerebrovasculares, infartos y enfermedades coronaria y es de bajo costo. 

El estudio tomó una muestra de 100 pacientes con distintas enfermedades cardíacas, como enfermedad coronaria aguda (57%) y la enfermedad arterial periférica (32%) y entre los datos más destacados se halló el que uno de cada tres pacientes presentó resistencia al fármaco, para un total de 35% de la muestra. 

Más allá, aquellos diagnosticados con diabetes presentaban un riesgo mayor de mortalidad y resistencia al medicamento. 

De esta forma, se hace necesario que los clínicos del País tomen en consideración la evaluación de pacientes con dicha afección metabólica y su riesgo al tomar el fármaco para tratar alguna comorbilidad cardiovascular, explicó Hernández, quien también forma parte de un proyecto que busca fusionar la medicina y la investigación científica en Puerto Rico.

De paso, reiteró la necesidad de continuar demostrando la imperativa necesidad de hacer estudios científicos a nivel de farmacogenética en Puerto Rico, pues “la mayoría de los fármacos usados en Puerto Rico han sido solo probados en poblaciones caucásicas que también tienen una genética distinta. No incluyen poblaciones hispanas o son muy pocas y esto pasa en todos los campos de la medicina”.

La historia continúa en el siguiente video:  

X