Células madre neutrales pueden convertirse en vasos sanguíneos y neuronas

Grupo de Investigación de Fisiopatología de Células Madre Neurales de la Universidad de Sevilla y el Instituto de Biomedicina de Sevilla. / US | Foto: Jano

Científicos de la Universidad de Sevilla y del Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBiS) recién publicaron una investigación en la revista Cell Reports, donde demuestran que las células madre del cuerpo carotídeo adulto se transforman en vasos sanguíneos, así como en neuronas.

El estudio, liderado por la investigadora postdoctoral Valentina Annese, podría tener grandes repercusiones en el avance de tratamientos de condiciones tan distintas como los tumores pediátricos o la enfermedad de Parkinson.

El cuerpo carotídeo es una estructura pequeña de tejido nervioso, que se localiza en la bifurcación de las arterias carótidas. Sus funciones incluyen actuar como quimiorreceptor de la sangre, vigilar el contenido sanguíneo de oxígeno y regular la respiración.

Le puede interesar:   Sistema inmune de población general podría ‘debilitarse’ durante la cuarentena

Creemos que la capacidad de producir vasos sanguíneos por parte de las células madre neurales podría afectar directamente al crecimiento de ciertos tipos de tumores en la población infantil”, comenta el investigador principal de este proyecto, Ricardo Pardal.

En los últimos diez años, un tema que ha generado debate es la plasticidad de las células madre adultas, o la capacidad de las células madre somáticas para cruzar los límites y diferenciarse en tipos celulares no relacionados. Las células madre derivadas de la cresta neural (NCSCs) muestran una enorme plasticidad durante el desarrollo, pero se desconoce si las poblaciones adultas de NCSCs mantienen dicha plasticidad.

Al respecto, “describimos que las células madre del cuerpo carotídeo adulto derivadas de la cresta neural (CBSCs) son capaces de experimentar diferenciación endotelial además de su papel ya descrito en la neurogénesis, contribuyendo tanto a procesos neurogénicos como angiogénicos que tienen lugar en el órgano durante la aclimatación a la hipoxia”, agregó Pardal.

Le puede interesar:   La historia de la doctora que enfrenta el COVID-19 mientras está embarazada

Además, la experta dijo que la conversión de CBSCs en células vasculares depende del factor inducible por hipoxia (HIF) y es sensible a citoquinas vasculares liberadas en hipoxia tales como la eritropoyetina. “Nuestros datos resaltan una notable plasticidad fisiológica en una población adulta de células madre específicas de tejido, y podrían tener impacto en el uso de estas células para terapia celular”, concluyó.

Comentarios

X