Cardiólogos le hacen frente a la enfermedad coronaria en Puerto Rico

Cardiólogos le hacen frente a la enfermedad coronaria en Puerto Rico Dr. Gilberto Rivera, cardiólogo y presidente de la Sociedad Puertorriqueña de Cardiología

César Fuquen Leal
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Las enfermedades cardiovasculares son la segunda causa de muerte en Puerto Rico y solo la supera el cáncer. La prevalencia de estas condiciones es la más alta en todo Estados Unidos, lo que ha generado gran preocupación en toda la población boricua. Así lo afirma el Dr. Gilberto Rivera, cardiólogo y presidente de la Sociedad Puertorriqueña de Cardiología, quien sostuvo una conversación con la Revista Medicina y Salud Pública.

El galeno, además afirma que: “Estamos hablando de una tasa de mortalidad de ciento catorce, por cada cien mil habitantes (…) Las enfermedades cardiovasculares son el resultado de unos factores de riesgo y principalmente están asociadas a enfermedades crónicas y a estilos de vida, las enfermedades crónicas que se asocian al desarrollo de enfermedades cardiovasculares son las enfermedades crónicas más prevalentes que incluyen: diabetes, hipertensión, problemas de lípidos”.

Pero ¿cuáles enfermedades tienen mayor prevalencia en la Isla? Según el Dr. Rivera, la principal y más común de todas es la enfermedad coronaria, seguida de los infartos y las enfermedades cerebrovasculares. De igual forma explica que: “También tenemos la presencia de enfermedad periférica arterial, esta comprende enfermedades de las extremidades inferiores. Además, se conocen casos de enfermedades de carótida que pueden tener como manifestación los strokes y la pérdida de una extremidad con discapacidad de las personas”. Estas condiciones aumentan en mortalidad y afectan directamente la capacidad de funcionamiento del ser humano, lo que supone un serio problema de costos y productividad en la población boricua.

Le puede interesar:   La OMS publica los cuatro tratamientos más prometedores para el coronavirus

Al indagar al Dr. Rivera acerca de la cantidad de puertorriqueños que sufren estas condiciones, comenta con algo de preocupación que: “Particularmente en Puerto Rico tenemos estadísticas que la prevalencia es similar a Estados Unidos en términos de infarto, la prevalencia para el año 2015

estaba en 4.2%  en ambos lugares (…) En enfermedad coronaria en Puerto Rico se reportó un porcentaje mayor que en Estados Unidos 7.1% vs 3.9% y la prevalencia de esta enfermedad cardiovascular es mucho mayor en los pacientes de 65 años”.

En ese sentido, los adultos de la tercera edad son los más afectados por las enfermedades cardiovasculares debido al envejecimiento del corazón y factores de riesgo como la hipertensión y la exposición a factores ambientales. “La prevalencia de enfermedad cardiovascular en esa población es de 13.7% y la de infarto en 10.3%, ya el grupo de 65 años o más, van a hacer mucho más afectados porque la edad es un factor de riesgo” comenta el Dr. Rivera.

Le puede interesar:   Es posible propagar el coronavirus simplemente respirando, estudio

Otra de las preocupaciones que más embarga al personal médico en Puerto Rico, está relacionada al número de diagnosticados con trastornos del corazón. “Por muerte cardiovascular estamos hablando de cerca de 5.000 casos, el único diagnóstico que le supera es el diagnóstico del cáncer; el cáncer era anteriormente el segundo como causa de muerte, ya para el año 2011 se reinvirtieron las enfermedades como causa de muerte en Puerto Rico y fueron disminuyendo mientras el cáncer iba en aumento como causa de muerte” expresa el galeno.

Ante las cifras anteriormente mencionadas, el Dr. Gilberto Rivera afirma que lo más importante es la prevención y la pedagogía desde temprana edad en cuanto a los cuidados de los riesgos cardíacos. “Una persona desde etapas tempranas en su vida debe recibir un seguimiento por su médico primario y que pueda tener acceso al cardiólogo cuando se detecta un factor de riesgo cardiovascular en sus inicios”, reiteró el especialista. Estas recomendaciones, alternadas con un buen estilo de vida disminuirán significativamente la mortalidad por enfermedades cardiovasculares.

Comentarios

X