Cada vez más comunes las enfermedades autoinmunes en la Isla

La prevalencia de enfermedades autoinmunes en Puerto Rico se hace cada vez mayor, lo que pudiera obedecer a que al ser una población cautiva por su condición geográfica de isla, tiene como consecuencia que los predeterminantes de herencia se fortalezcan en cada generación, según el reumatólogo Efraín Carrasquillo.  

“No sé si es como dice el dicho, que están casándose entre sí, aquí todo el mundo es primo, se siguen casando entre los mismos y si hay unos predeterminantes de herencia (se acentúan). Los investigadores pensamos que tiene que ver ese ‘pool’, que seguimos entremezclándonos nosotros mismos,  para que esas enfermedades sigan saliendo, como ha sido en estos últimas tres décadas”, indicó el especialista.

El galeno mencionó la posibilidad de que actualmente se diagnostiquen más veces, y antes no se identificaban. “Además, la reumatología ha crecido, un área joven de la medicina interna, que inició en el 1960 y lo que hemos ganado en las últimas tres décadas con el adelanto con la tecnología y la ciencia ha sido fabuloso”, añadió.

Así mismo, describió como una de sus preocupaciones que no puedan tener acceso deseado y necesario al médico primario para educarlo, porque el hecho de que no discriminen el riesgo de desarrollo de la enfermedad y no sepan consultar al paciente a tiempo, le quitan ventaja porque ya llega al reumatólogo con daño. Lo que resta entonces es tratar el daño y no prevenir su desarrollo o modificar su daño.

“Yo le puedo modificar el comportamiento a ese sistema de defensa y decirle ‘yo no te puedo apagar completo, pero voy a modular tu volumen’. En vez de hacer ese daño y deformar esa coyontura en un año, yo voy a dar la pelea para que la deformidad llegue en 20. Y si en esos 20 años me llega en medicamento nuevo que me añada 20 más, el trabajo del reumatólogo es seguir atrasando, modificando ese daño por años”, estableció el doctor Carrasquillo.

Tras 16 años de carrera como reumatólogo, afirmó que ha sido una década de muchos cambios, en la cual han llegado muchas alternativas de tratamientos. Hay una lista larga de medicamentos biológicos o modificadores que van al sistema de defensa y le cambian el comportamiento de daño. Incluso, hay pacientes que entran como en una remisión, mientras continúa observándolo, reveló.

Aunque la mayor parte de los pacientes continúa con medicamentos de por vida, incluso, ha tenido casos en los que la estabilización ha sido tal, que hacen el ejercicio de eliminarles los medicamentos por un tiempo para observar el comportamiento del sistema.

Carrasquillo recordó lo que representó en el 1982, el descubrimiento del Metotrexato, hasta entonces utilizado sólo como terapia contra el cáncer, como tratamiento para la artritis. Ganó indicaciones para muchas de las enfermedades inflamatorias, debido a que para la década de 1970, los oncólogos observaron que pacientes de cáncer que padecían artritis reflejaban alivio. Y hoy es estándar de cuidado para muchas condiciones reumáticas.

“Es una quimio, pero el reumatólogo no la usa para eso. Y las dosis que nosotros usamos son bien bajitas, pero suficientes para cambiarle el comportamiento a ese sistema de defensa. De ahí han seguido saliendo medicamentos modificadores, pero con esa especificidad. Y hoy, yo entendería que es un crimen ver pacientes con enfermedad inflamatoria y no darle esa oportunidad de tratamiento”, subrayó el médico.

Ante la realidad de los recortes en las cubiertas de medicamentos, Carrasquillo mencionó que hay casas farmacéuticas que tienen becas para suplir a pacientes con bajos recursos y los de Puerto Rico, al contar con salarios menores a los estados, cualificarían.

Por otro lado, el médico comentó que en su cátedra en la Escuela de Medicina de la Universidad Central del Caribe, comprendió que es fundamental educar al paciente sobre la condición, ya que muchas veces el médico se limita a comunicarle el diagnóstico, recetarle el medicamento y darle la próxima cita.

“Siempre le insisto a los estudiantes que piensen que son educadores, porque tienen que educar a sus pacientes. A darle el entendimiento sobre la enfermedad, porque si conoce bien a su enemigo lo va a pelear mejor. No es lo mismo decirle ‘tienes artritis’ que decirle ‘tienes una enfermedad que puede dañar hueso, pero también órganos. Es tu responsabilidad tomar acción. Yo te voy a ayudar’”, subrayó el especialista.

 

Comentarios

X