Avanza la medicina contra la epilepsia en Puerto Rico

Dr. Javier Chapas Dávila, único neurólogo epileptólogo especializado en neuroimagen en Puerto Rico. Copyright MSP.

Se distingue por emitir diagnósticos certeros sobre condiciones neurológicas, “cura” a pacientes con epilepsia focal mediante cirugías y es el único epileptólogo en Puerto Rico con una subespecialización en neuroimágenes.

Se trata del Dr. Javier Chapa Dávila, uno de los ochos epileptólogos de la Unidad de Epilepsia del Hospital Hima San Pablo de Caguas, creada en el 2009 por el Dr. Ignacio Pita García, quien también es facultativo en el Recinto de Ciencias Médicas (RCM).

En este equipo también se distinguen la Dra. Blanca Vázquez, quien fue directora del Programa de Epilepsia de la Universidad de Nueva York, el Dr. José Arias, subdirector de dicha unidad y el Dr. Rafaél López.

El neurólogo epileptólogo estudió medicina y neurología en el Recinto de Ciencias Médicas (RCM), y luego se trasladó a Case Western Reserve, University Hospital de Ohio, a especializarse en Neurofisiología y Epilepsia. En la Universidad de Bufallo, en Nueva York, realizó la subespecialización en neuroimágenes.

Además de ser esencial para determinar si un paciente con diagnóstico de epilepsia cualifica para cirugía, el doctor Chapa es el apoyo directo de los médicos de la unidad por su conocimiento especializado en el análisis de imágenes que pudieran ser confirmatorias de diagnósticos de Parkinson, varios tipos de demencia, Alzheimer, Esclerosis Múltiple (EM), entre otras enfermedades neurológicas.

“Esto ha permitido que pueda complementar a mi equipo de trabajo. Consiste en poder leer las imágenes de MRI, CT Scan de Cabeza o del sistema nervioso central que envuelve el cordón espinal y la columna vertebral. El beneficio ha sido que no solo esto me ayuda con los estudios de los pacientes de epilepsia sino que también con aquellos que puedan tener diagnóstico de demencia, Parkinson, Esclerosis Múltiple, eventos vasculares, migraña, entre otras condiciones. Es una herramienta extra que me ayuda como clínico en el manejo de los pacientes”, explicó en entrevista con la Revista Puertorriqueña de Medicina y Salud Pública (MSP).

“Esto nos ayuda a emitir un diagnóstico certero en muchas condiciones neurológicas. Es la imagen de lesión de por ejemplo, un paciente con Esclerosis Múltiple. Yo puedo por el patrón de lesiones en el cerebro que refleja la neuroimagen establecer un diagnóstico. Por ejemplo también, para diagnosticar Alzheimer hay una atrofia en específico, y eso puede ser clave para diferenciar la enfermedad de otras demencias”, detalló

Cirugía que “cura”

Cabe resaltar que la Unidad de Epilepsia de la institución hospitalaria es el único centro donde en Puerto Rico se realiza la cirugía de epilepsia, procedimiento que consta de la remoción de una parte del cerebro donde se identifique el foco epiléptico.

Este novel procedimiento se realiza solo en pacientes con diagnósticos de epilepsia focal y podría curar su condición hasta en un 80%. La cirugía apenas se practica en Puerto Rico desde el 2011 y ha logrado que pacientes queden libres de convulsiones.

No obstante, si se tratase de un área del cerebro elocuente, refiriéndose a alguna que envuelva memoria, sensación, fuerza, visión, el paciente podría no cualificar para este tipo de procedimiento.

Hasta ahora, entre 35 a 40 pacientes se han beneficiado de la intervención neurológica.

“Se identifica el foco de descarga, se remueve esa lesión del cerebro mediante cirugía y el paciente queda libre de convulsiones. Esto presenta una cura para la condición, a diferencia de otras enfermedades neurológicas, pero es solo pacientes con epilepsia focal, a diferencia de los pacientes epilepsia general, donde también hay buenos tratamientos”, indicó.

De otro modo, el equipo de estudio del centro permite a los especialistas caracterizar el tipo de epilepsia que pudiera tener un paciente o por el contrario, corregir un diagnóstico erróneo, para poder así determinar el tratamiento ideal para ese paciente.

En cuanto a los pacientes con epilepsia general, el médico sostuvo que entre las opciones de tratamiento se encuentra la callosotomía, donde se secciona o corta el cuerpo calloso, para de esta forma, impedir la difusión del choque eléctrico generalizado a través del cerebro.

Preparados para el primer estudio invasivo en Puerto Rico

De otra parte, el equipo especialistas en epilepsia se prepara para ver los resultados de lo que será el primer paciente al que se le realice un estudio fase 2, donde se  insertará electrodos en el cerebro de un paciente para determinar de donde emana el foco epiléptico.

Hasta ahora, el único estudio que se realiza en la isla es el estudio fase 1, que consiste una prueba de electrodos superficiales para determinar la actividad cerebral y descargas eléctricas en el cerebro. Cuando no se obtiene la información necesaria, los especialistas tienen que recurrir a la prueba de electrodos profunda para determinar el foco de electricidad.

Los pacientes con necesidad de este tipo de prueba tenían que ser referidos a los Estados Unidos.

“Cuando no tenemos claro de dónde proviene el foco eléctrico en el cerebro del paciente, tenemos que recurrir a este tipo de estudio invasivo, donde se insertan unos electrodos profundos. Ya estos pacientes no tendrán que viajar a los Estados Unidos porque ese procedimiento se realizará aquí en Puerto Rico», confirmó Chapa Dávila.

“Es lo más avanzado que tenemos ahora mismo en Puerto Rico y los Estados Unidos. Estamos entre aproximadamente los primeros 30 centros de epilepsia en conjunto con los Estados Unidos de 400 unidades de epilepsia y los costos de aquí son mucho más bajos”, confirmó orgulloso el galeno, con práctica privada en Guaynabo.

Según el Dr. Chapa Dávila, la estima que en Puerto Rico existan sobre 27 mil pacientes con epilepsia, equivalente al 0.8 % de la población puertorriqueña.

[pro_ad_display_adzone id=»20094″]

Comentarios

X