Anticuerpos protectores podrían conducir a mejores tratamientos contra la gripe

Anticuerpos protectores podrían conducir a mejores tratamientos contra la gripe

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Un conjunto de tres anticuerpos recientemente identificados podría conducir a mejores tratamientos y vacunas contra la gripe, según un artículo publicado esta semana en Science.

Investigadores apoyados por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), parte de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, aislaron los anticuerpos de una persona enferma de gripe cinco días después de la aparición de los síntomas.

Encontraron que los anticuerpos, que se unen a las proteínas de la neuraminidasa (NA) en la superficie de los virus de la gripe, proporcionaban una amplia protección contra varias cepas diferentes de gripe cuando se probaban tanto in vitro como en ratones.

La mayoría de las vacunas contra la influenza están diseñadas para estimular una respuesta inmunológica contra otra proteína que se encuentra en la superficie del virus de la influenza llamada hemaglutinina (HA). Sin embargo, las proteínas HA cambian frecuentemente a medida que el virus evoluciona.

Como resultado, las personas deben recibir una nueva vacuna contra la influenza de temporada cada año para estar protegidos contra los virus de la influenza que circulan actualmente. Las proteínas NA cambian más lentamente que las proteínas HA y, por lo tanto, podrían ser un buen objetivo para una vacuna contra la influenza que proporcione protección a largo plazo.

Detalles del estudio

En el nuevo estudio, los investigadores tomaron células productoras de anticuerpos de la sangre de un voluntario enfermo de influenza H3N2 y las examinaron para detectar anticuerpos monoclonales (mAbs). Los anticuerpos monoclonales son anticuerpos diseñados para unirse a un único objetivo.

Los mAbs que los investigadores encontraron fueron probados en el laboratorio para determinar su capacidad de unirse a diferentes tipos de proteínas de la influenza. De los 45 mAbs analizados, tres se unen a las proteínas NA de una cepa del virus de la influenza H3N2. Después de más pruebas, estos tres mAbs también se unen a las proteínas NA de otros múltiples tipos de virus de la influenza.

Para ver si estos tres mAbs podrían ayudar a prevenir que el virus de la influenza infecte las células de mamíferos, los investigadores trataron a los ratones con los mAbs y luego los infectaron con diferentes tipos de virus de influenza.

Los mAbs inhibieron muchos tipos de proteínas NA de diferentes tipos de virus de influenza y protegieron a la mayoría de los ratones de infecciones graves de influenza. Los ratones que recibieron dosis letales del virus de la influenza H3N2 sobrevivieron cuando fueron tratados con dosis bajas de los tres anticuerpos.

Si las pruebas adicionales apoyan estos resultados tempranos, los investigadores sugieren que estos potentes mAbs podrían convertirse en la base para un nuevo tratamiento antiviral. Además, los anticuerpos podrían informar el desarrollo de nuevas vacunas contra la influenza diseñadas para inducir anticuerpos similares que podrían proporcionar una inmunidad más amplia y duradera que las actuales vacunas contra la influenza basadas en la HA.

Comentarios

X