Altos niveles de sal en la dieta pueden causar deterioro cognitivo

Altos niveles de sal en la dieta pueden causar deterioro cognitivo La pérdida de flujo sanguíneo al cerebro se debe a grupos de una proteína ligada a varias formas de demencia en humanos.
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Los altos niveles de sal en la dieta pueden activar una vía en el cerebro para causar deterioro cognitivo, según un nuevo estudio. El artículo, publicado en Nature, muestra que este efecto no se debe a una pérdida de flujo sanguíneo al cerebro como se pensaba originalmente, sino más bien a grupos de una proteína ligada a varias formas de demencia en humanos.

La investigación fue financiada por el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Apoplejía (NINDS), parte de los Institutos Nacionales de Salud, quienes dieron a conocer la información en un comunicado.

«Este estudio continúa la importante historia de los efectos de una dieta alta en sal en el cerebro«, dijo el Dr. Jim Koenig, director del programa NINDS. «Este trabajo en ratones revela un nuevo objetivo para terapias dirigidas a la disfunción de los vasos sanguíneos cerebrales«.

Estudio anterior

En un estudio de investigación anterior, científicos dirigidos por el Dr. Costantino Iadecola, director y presidente del Instituto de Investigación del Cerebro y la Mente de la Familia Feil en Weill Cornell Medicine en la ciudad de Nueva York, mostraron que los ratones que consumían una dieta alta en sodio comenzaron a mostrar síntomas de demencia debido a cambios que ocurrieron en el intestino.

La dieta también produjo una disminución en el flujo de sangre al cerebro, lo que ellos pensaron que sería la causa de los síntomas de la demencia. Sin embargo, cuando miraron más de cerca, encontraron que la causa era la acumulación de una proteína llamada tau en el cerebro.

«Este resultado fue completamente inesperado. Sabíamos que una dieta alta en sal producía síntomas similares a los de la demencia en ratones, y pensamos que el culpable sería la reducción del flujo sanguíneo al cerebro. Resultó que no era el caso en absoluto».

dijo el Dr. Iadecola.

El vínculo original encontrado entre las dietas altas en sal y el flujo sanguíneo cerebral fue una disminución en la producción de óxido nítrico (NO) en las células que forman los vasos sanguíneos en el cerebro, causada por una reducción en la función de la enzima eNOS.

El flujo sanguíneo en el cerebro aumenta cuando el NO está presente; sin embargo, el NO generado por las células de los vasos sanguíneos tiene varias otras funciones en el cerebro. Estos incluyen ser parte de una vía molecular conectada a la tau que, en ausencia de suficiente NO, puede modificar la proteína tau de una manera que hace que se aglutine para formar agregados.

En una familia de enfermedades llamadas tauopatías, son estos agregados de tau que interfieren con el funcionamiento adecuado de las células cerebrales, lo que puede conducir a un deterioro cognitivo y eventualmente a la demencia.

Cuando los ratones consumieron la dieta alta en sal en este estudio, sus cerebros también mostraron evidencia de agregados de tau que coincidieron con la reducción de las capacidades cognitivas.

Proteína tau y el deterioro cognitivo

Los investigadores también demostraron que la tau era el factor importante detrás de estos efectos al estudiar ratones que habían eliminado su gen de la tau. Estos ratones mostraron una caída similar en el flujo sanguíneo cerebral, pero debido a que no podían producir proteína tau, no formaron agregados de tau, ni mostraron una disminución en sus capacidades cognitivas. Se observaron resultados similares con un anticuerpo contra la tau.

«El mensaje para llevar a casa es que, si bien hay una reducción en el flujo sanguíneo al cerebro de los ratones que consumen una dieta alta en sal, en realidad es la proteína tau la que está causando la pérdida de las capacidades cognitivas. El efecto de la reducción del flujo es realmente intrascendente en este contexto»,

dijo el Dr. Iadecola.

Señaló que este resultado podría haberse pronosticado. Después de comer una alta cantidad de sodio, los ratones tuvieron una disminución del 25% en el flujo sanguíneo. Esta caída es similar a la que se observa en las personas después de tomar una taza de café. La evidencia sugiere que en realidad se necesita alrededor de un 50% de reducción antes de que el cerebro ya no pueda compensar y se observen los efectos cognitivos.

Aunque el Dr. Iadecola señala que el contenido de sal consumido por los ratones en este estudio es de ocho a 16 veces más alto de lo normal y es probable que sea más de lo que una persona consumiría en un solo día, sus hallazgos proporcionan vínculos importantes entre la dieta, los vasos sanguíneos del cerebro y la cognición.

«Nuestros resultados destacan la importancia de pensar más allá del flujo sanguíneo cuando se tratan trastornos que afectan los vasos sanguíneos del cerebro»,

dijo el Dr. Iadecola.

Comentarios

X