Alteraciones neurológicas: efectos adicionales del cáncer nefrourológico

Alteraciones neurológicas: efectos adicionales del cáncer nefrourológico La metástasis cerebral es la complicación neurológica de peor pronóstico y es más habitual en el cáncer renal y vesical

JANO

Un estudio demuestra que, aunque la supervivencia es mayor por la eficacia del tratamiento, también han aumentado algunos efectos secundarios.

El cáncer de próstata –segunda causa de cáncer en el mundo–, el de riñón, vesícula, vejiga o testículo integran el grupo de cánceres nefrourológicos. “El éxito en su tratamiento ha aportado elevadas tasas de supervivencia a largo plazo, aunque paradójicamente se han incrementado las complicaciones neurológicas”, apunta David A. Pérez Martínez, investigador del departamento de Medicina de la UCM y uno de los autores de este estudio.

El trabajo, publicado en Revista de Neurología, es una revisión sobre esta asociación relativamente poco conocida y de la que apenas hay referencias en la literatura médica, pese a su aumento. Con él, los investigadores pretenden alertar a la comunidad científica.

Es importante que el médico que atiende a estos pacientes y planifique el tratamiento conozca las complicaciones neurológicas y comunique dicha posibilidad. Los pacientes deben tener en cuenta la carga de morbilidad que puede generar uno u otro tratamiento”, advierte Pérez Martínez.

Además de la UCM, en el estudio participan el Centro de Investigaciones Biomédicas en Red de Enfermedades Neurodegenerativas, el Hospital Universitario 12 de Octubre y la Clínica San Vicente de Madrid.

Manejo precoz, más calidad de vida

La metástasis cerebral es la complicación neurológica de peor pronóstico y es más habitual en el cáncer renal y vesical. “En el de próstata es raro que se dé, pero la compresión medular por metástasis óseas vertebrales es relativamente frecuente y se considera una urgencia que debe conocer todo profesional médico”, explica el investigador de la UCM.

Los principales síndromes neurológicos paraneoplásicos –del sistema nervioso de causa probablemente autoinmune– y que afectan más a los pacientes con este tipo de cáncer son neuropatía periférica, encefalitis límbica, síndrome de Eaton-Lambert o degeneración cerebelosa paraneoplásica, entre otros.

El reto de los expertos, a corto plazo, pasa por el diagnóstico precoz de estas complicaciones, especialmente la compresión medular por metástasis local. “Es un cuadro que con un manejo precoz puede resolverse con una aceptable calidad de vida y buena funcionalidad. Si el tratamiento se demora, el paciente suele tener mal pronóstico y mala funcionalidad con paraplejia en muchos casos”, señala Pérez Martínez.

A medio y a largo plazo, el reto pasa por la innovación en nuevas terapias que eviten o reduzcan las metástasis de estos tumores, así como el desarrollo de protocolos quimioterápicos que eviten complicaciones neurológicas.

Comentarios

X