Alerta farmacológica por la combinación de medicamentos contra afecciones respiratorias

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Las denominadas “mezlas” anti-catarros constituyen una práctica común en Puerto Rico ya sea para la sinusitis, rinitis alérgica y hasta el asma. 

Sin embargo, la práctica podría atentar contra la seguridad de los pacientes, especialmente aquellos con comorbilidades crónicas como la diabetes y el asma. 

Así lo expuso la doctora María Rojas, farmacéutica y coordinadora del Puerto Rico Biobank de la Ponce Health Science of Medicine, quien además figura como autora de un estudio de investigación que demostró un alto por ciento de mezclas de recetas en las farmacias con medicamentos que podrían tener efectos nocivos sobre la salud de los pacientes.

El estudio evaluó una muestra 317 de recetas de cinco farmacias del área sur y norte de Puerto Rico entre el periodo 2008 al 2009. Uno de los primeros datos más sobresalientes fue que el 71% de las recetas de las farmacias contenía recetas para tratar viruses contra la tos y el catarro común.

No obstante, el 77% de las mezclas de recetarios contenían ingredientes como el guaifenesin (expectorante) y el 64% de estas recetas fueron otorgadas a féminas. 

Otros autores del estudio publicado en el 2012 lo fueron los doctores Juan  Quevedo, Wallace Marsh, Jessica Yulfo, Olga Alvarez y Marcos Felici. 

“En Puerto Rico hoy día se continúa con la alta costumbre de hacer las “mezclitas” con ingredientes como el albuterol, sin saber el impacto de los pacientes que las ingieren, como por ejemplo en aquellos con fallo congestivo cardíaco. En el estudio descriptivo que hicimos evaluamos que las mezclas más recetadas fueron a pacientes con catarro común en un 62%, donde un 75% de esta población recibió corticosteroides y un 17% broncodilatadores, medicamentos mayormente utilizados en asma”, detalló.

“La combinación más común fue la que tenía un expectorante, un “antitusivo” no narcótico, un esteroide y un descongestionaste. El 51% por ciento de estas recetas fueron emitidas por médicos generalistas”, detalló.

Asimismo, el 60% de los pacientes diabéticos recibió corticosteroides, lo que llamó la atención del la doctora Rojas, quien puntualizó que este tipo de fármacos podría tener el efecto de aumentar el azúcar en sangre.

El 37% de los pacientes hipertenso recibió un descongestionante y el 74% respondió que obtuvo buena respuesta clínica al recibir la combinación de medicamentos.

“El descongestionante tiene potencial de aumentar la hipertensión arterial. Estamos hablando de seguridad y las  interacciones de estos medicamentos con las comorbilidades incluyendo el asma, diabetes y fallo congestivo. De los pacientes con asma, un 74% recibió guaifenesin, que según las guías de tratamiento del asma este medicamento no se utiliza porque es solo un expectorante y no ayuda en este tipo de inflamación en los pulmones”, estableció. 

“Tuvimos un infante de un mes con ‘corticoesteroide’ por 45 días, cuando se da por unos cinco días generalmente. El rango de los días de suplidos estuvo entre dos días a 180 días, que es como para seis meses para un anti-catarral. ¿Necesita una persona un anti-catarral y un corticosteroides por 180 días?”, cuestionó.

El estudio no evaluó si entre los factores para que el alto uso de las mezclas de fármacos contra los catarros en Puerto Rico se debiera a la falta de acceso de estos a especialistas. 

“Entre la percepción del paciente es que les gusta las mezclas y se las piden al médico porque no tienen conciencia de los efectos adversos que esto pueda tener”, afirmó la doctora en Farmacia. 

“Se debe tomar medicamento para los síntomas que se tenga. No para lo que no se tenga. Deben seguir las guías de la FDA y seguir las guías de las asociaciones e instituciones médicas con credibilidad. Este estudio abre la puerta para nuevas investigaciones aquí en Puerto Rico”, concluyó. 

Comentarios

X