Alerta en la comunidad científica por adaptabilidad del parásito de la malaria

Nuevo estudio direccionado a la resistencia del mosquito que transmite la malaria y una adaptabilidad a insecticidas y tratamientos.

Eduardo Najar
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Algunos cambios que presenta el parásito de la malaria se deben a factores climáticos que pueden impulsar nuevas características y contagios

La malaria es una afección transmitida por el mosquito de tipo Anopheles, cada año un aproximado de 210 millones de personas son contagiadas de este padecimiento y 440,000 fallecen por este motivo. La población que más tiende a ser el foco de la malaria es la pediátrica y predomina en el continente Africano.

Muchos son los organismos que se adaptan al ambiente y proporcionan nuevas herramientas para ejecutar sus diversas funciones, los insectos son individuos que pueden fácilmente cambiar características o cualidades para poder evadir aquellos implementos de salubridad como insecticidas que combaten estas plagas,  con el fin de evitar comorbilidades asociadas a algún tipo de patógeno transmitido por los mosquitos. 

El parásito que origina la malaria ha recibido cambios estructurales que evade aquellas herramientas de protección y eliminación, expertos aseguran que un nuevo direccionamiento farmacológico y  compuestos químicos pueden tener una mejor eficacia contra este agente.

Nuevos recursos

Muchas son las teorías de varios expertos en lo que afirman que es necesario tener nuevos compuestos y avances tanto médicos como científicos para tratar aquellos cambios que puede presentar la malaria, para ello, es necesario que se hagan los respectivos estudios para innovar tanto en tratamientos y diagnósticos como en implementos que erradiquen la plaga de un lugar determinado.

La Fundación La Caixa inició un proyecto en el que se necesita conocer los cambios moleculares de este parásito, cómo iniciativa en este mes de octubre, voluntarios en el país de Mali empezaran a tomar pruebas de sangre de aquellos menores entre los 9 y 12 años de edad, ya que estos niños son los más vulnerables respecto a sintomatología y avance de la enfermedad.

 “Lo que haremos luego es infectar mosquitos y aislar sus células a diferentes etapas para identificar las diferencias”, dijo Elena Gómez Díaz, investigadora del Instituto de Parasitología y Biomedicina López Neyra (IPBLN-CSIC) y cabecilla del proyecto.

Infectología

Gracias al poder adaptativo del mosquito, tiene que tenerse en cuenta aquellos factores que pueden influir en este propósito, como el clima y aquellos implementos químicos que se usan para evitar que estos permanezcan en un territorio, el cambio y la combinación de este tipo de  herramientas puede ser una solución viable para que este proceso de adecuación sea lo menos favorable posible.

 “Aunque se pongan mosquiteras en las viviendas, ellos sabrán adaptarse y empezarán a infectar en el exterior, allá dónde esté el ser humano” explicó Marta Moreno Leirana, investigadora del Departamento de Biología de Infecciones en la Escuela de Medicina e Higiene Tropical de Londres

Es importante que se tengan en cuenta aquellos que pueden presentar algunos agentes dentro de las enfermedades, la malaria es una condición crítica que afecta  gran proporción de la población mundial, los avances e investigaciones son el arma principal para poder combatir el mosquito que transmite el parásito y evitar una constante mutación del mismo, para que los tratamientos y terapias puedan tener mayor efectividad. 

Comentarios

X