Academia de Médicos de Familia redobla esfuerzos por los médicos del País

Si no hay médicos, los pacientes no podrían tener salud, los hospitales no podrían operar y el sacramento de hipócrates sería corrompido al no poder lograr la mayor función de la medicina: salvar vidas.

Ese es parte de la pasión que mueve a un grupo de la Academia de Médicos de Familia de Puerto Rico (AMFPR) que contra viento y marea se ha unido para ser la cara de los médicos de familia puertorriqueños ante el mundo y poder diligenciar la ayuda clínica y humanitaria para que puedan continuar proveyendo servicios a los pacientes del País o logren restablecer sus prácticas médicas en la isla.

La Revista de Medicina y Salud Pública (MSP) fue testigo de cómo desde el centro de operaciones del Gobierno de Puerto Rico el doctor Carlos Cestero, presidente de la organización que agrupa sobre 400 médicos de familia, en conjunto con la doctora Heileenne Torres Colberg, directora de la Junta de Directores del Capítulo de Puerto Rico y un grupo de ayuda agrupaban medicamentos, agua, pañales, botellas de infantes, alimento para animales, entre otros artículos, para suplir tanto a médicos puertorriqueños, centros hospitalarios, égidas, albergue de niños, entre otras instituciones.

 

Los médicos relataron a MSP que los cargamentos que han arribado a la isla han sido provisto por médicos y organizaciones salubristas en los Estados Unidos. Entre estos, se encuentran un sinnúmero de libras de medicamentos que incluyen suplidos para enfermedades crónicas como la diabetes y afecciones cardiovasculares

Más allá, narraron la realidad de muchos médicos de familia de Puerto Rico que, a orillas de sus inoperantes oficinas médicas, se han sentado en una acera a emitir recetas para los pacientes que necesiten medicamentos de mantenimiento y sobretodo, aquellos con salud más comprometida.

“Ya hemos repartido 10 paletas de agua alrededor de diferentes centros de albergue para niños, égidas y otros centros. Estamos todos comprometidos llegando a todos los lugares que podemos llegar. Necesitamos listas oficiales de lo que necesitan estos lugares para identificar lo que realmente se necesita para cada uno y su despacho”, indicaron a MSP.

“Sobretodo los medicamentos deben entregársele a los médicos o profesionales de la salud que sepan manejarlo y sean los responsables de distribuir esos medicamentos a la gente que realmente lo necesite. Los medicamentos están en la farmacia y sin médicos, no se podrían despachar y esto agudaría la crisis. Los despachos de medicamentos deben ser de médico a médico y luego distribuidos por su manejo y dosificación”, añadieron.

De otro modo, expresaron preocupación por los médicos de familia, pues indicaron que alrededor de unos 200 podrían estar desprovistos de sus prácticas clínicas por la crisis de salud pública por la que atraviesa Puerto Rico debido a la falta de servicio de luz, agua y combustible para el transporte, sobretodo en áreas de difícil acceso como la región central o el área oeste, incomunicada hasta el momento.

“No sabemos el status de muchos médicos. Más de la mitad no trabajan (más de 200 médicos). El sentir es común, todo el mundo necesita gasolina y transportación. Nosotros mismos estamos tratando de estirar nuestro propio tanque de gasolina y recursos para continuar dando la ayuda. Nos urge que las cosas lleguen a sus destinos lo más antes posible”, sostuvo la doctora Torres Colberg.

“Necesitamos toda la ayuda posible, así sean personas que le toquen las puertas en las casas de estos médicos (de familia de la organización así como en general)”, afirmó.

De paso, están solicitando ayuda de instituciones médicas y/o médicos o personas comprometidas para poder distribuir los cargamentos en distintas regiones del País, sobretodo la zona noroeste, pues existe un cargamento destinado hacia el municipio de Aguadilla en espera de poder ser transportado para brindar la ayuda.

A todos los médicos y profesionales de la salud que necesiten algún tipo de ayuda o deseen unirse a la ayuda tanto para la clase médica del País como el trabajo humanitario de este grupo pueden escribir de tener el servicio de Internet a las siguientes direcciones de correo electrónico: [email protected], [email protected][email protected]

También, pueden llamar y/o enviar un mensaje de texto o de voz, puede hacerlo al 787.299.5733 o al 787.504. 5005.

 

Comentarios

X