50 mil mujeres puertorriqueñas sufren de Endometriosis

Doctora Idhaliz Flores, científica en el estudio de la endometriosis en Puerto Rico y bióloga molecular de la Ponce Health Science University.

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

50 mil mujeres puertorriqueñas incluyendo adolescentes y otras en edad de tener hijos sufre este crecimiento anómalo del tejido del útero.

En Puerto Rico la endometriosis es más conocida que antes y hay varios grupos de investigación y tratamiento que batallan diariamente para mejorar la calidad de vida de las pacientes.

Aún así, una mujer puede tardar hasta ocho años en descubrir que tiene la enfermedad, según los cálculos de la investigadora de la Escuela de Medicina de Ponce, Dra. Idhaliz Flores.

La enfermedad consiste en el crecimiento anómalo del endometrio que es el tejido del útero y su resultado comúnmente se ve reflejado con trastornos hormonales y problemas de fertilidad.

Al contrario de lo que pasa con otras enfermedades, el retraso en el diagnóstico de la endometriosis no es por desconocimiento o falta de casos. Se calcula que en Puerto Rico hay cerca de cincuenta mil mujeres incluyendo adolescentes que sufren la enfermedad.   (Más estadísticas aquí)

Endometriosis_OBGYN

Se sospecha que puede haber factores ambientales que la causan como los disruptores endocrinos, el estrés, los hábitos de vida poco saludables, pero un grupo de investigadoras de la  Ponce Health Sciences University aseguran haber identificado uno concreto

Se trata de un caso publicado en La Revista de Medicina y Salud Pública (MSP) y que es considerado una de las principales aportaciones al estudio de la enfermedad, » El estrés  afecta la progresión, la percepción de dolor y los parámetros inflamatorios del endometrio», realizado por las investigadoras Caroline B Appleyard, Siomara Hernandez, Marielly Cuevas, Kenira J. Thompson, Idhaliz Flores y Annelyn Torres. (Busque la investigación completa en www.medicinaysaludpublica.com)

Coincidiendo con la celebración del mes internacional de la endometriosis entrevistamos a la doctora Idhaliz Flores, una de las principales investigadoras de la enfermedad en Puerto Rico que cuenta con un extenso historial en los laboratorios del país para dar con un remedio para esta enfermedad.

La bióloga molecular encabezó la décimo cuarta jornada educativa; “Endometriosis 2016: Transformando el cuidado médico e integral de la endometriosis”

¿Cuáles son las estadísticas más recientes sobre Endometriosis?


Hicimos el último estudio en el 2007 tipo cuestionario, donde tomamos un número variado de mujeres puertorriqueñas. Encontramos que una de cada 20 mujeres de Puerto Rico tiene endometriosis. A nivel mundial se entiende que es una de cada 10 mujeres, tanto en países desarrollados como subdesarrollados. Si tienes infertilidad, puede ser que una de cada dos mujeres tengan la enfermedad. Si tienes dolor crónico pélvico, también una de cada dos mujeres tendrá la condición. Es un problema grande. A nivel mundial se tardan siete años en diagnosticar la condición desde que comienzan los síntomas hasta el diagnóstico. En Puerto Rico son casi ocho años o nueve…

¿La sintomatología de la enfermedad ha variado al pasar de los años?


Yo te diría que el 80 por ciento presentará dolor severo e incapacitante y 50 por ciento van a tener infertilidad. Endometriosis no es igual a infertilidad.

¿Y porqué abunda esa noción errónea de la enfermedad?


Es importante aclararlo porque muchas veces a estas pacientes les dicen automáticamente que no podrán tener hijos. Entonces ellas entran en un dilema existencial donde muchachas jóvenes, universitarias, me han dicho que quieren quedar embarazadas de su novio porque el médico le dijo que si no tenía un hijo pronto no lo tendría nunca. Y se ven en la disyuntiva de qué harán con su vida y eso causa estrés, ansiedad y depresión.

¿Se están llevando a cabo los procesos correctos para diagnosticar la enfermedad?


Hay barreras para llegar al diagnóstico y el plan médico es uno de ellos.  La endometriosis no aparece de un día para otro. El desarrollo y el ritmo de progreso de la enfermedad puede ser muy diferente: hay pacientes en las que avanza muy lentamente y otras en las que en seis meses se produce una progresión importante.

Generalmente cuando la lesión tiene el tamaño suficiente como para verse por ecografía, significa que ya estaba allí hace tiempo, aunque en etapas tempranas su tamaño impedía visualizarla a través del diagnóstico por imágenes.

Sin embargo, sigue siendo los síntomas de la paciente los que nos advierten: el dolor intenso durante el período menstrual, dolor pélvico crónico, al mantener relaciones sexuales o con la micción/defecación. Justamente allí se encuentra la raíz del problema: desde que una joven se queja de su dolor hasta el diagnóstico, que pasa mucho tiempo, y la enfermedad no se detiene a base de analgésicos.

Ya no se simplifica a la realización de una laparoscopía y a la travesía para conseguir el referido que te la permita.

¿Cómo una paciente puede identificar que su dolor no es normal?


Por lo general lo que hacemos con el dolor, usamos una escala de VAS (Escala Analógica Visual) y le dices a la paciente que te diga del uno al 10 cómo es su dolor. El 10 es el dolor más severo que te puedas imaginar en la vida. Y eso nos da una idea de cómo es el dolor. Esto es una de las cosas que queremos fomentar para determinar qué es dolor y que no. Otro factor importante es si el dolor ocasiona que la calidad de vida se afecte, hace que falte a la escuela, las notas, hace que se afecte el trabajo, etc.

¿Los profesionales de la salud entienden el comportamiento y desarrollo de esta enfermedad?


Falta conciencia. Hay que hablarle a la comunidad que la menstruación dolorosa no es normal. Tenemos que educar a todo el componente de salud pública, a los ginecólogos, emergenciólogos, enfermeras, pediatras, educar a los representantes, senadores y al personal del Departamento de Salud. Tenemos que crear conciencia de que la investigación es la llave para el mejor tratamiento.

Comentarios

X