5 pasos para el autoexamen de mamas

Diana Castañeda
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Actualmente el cáncer de mama es el más común entre las mujeres a nivel mundial. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se estima que, la incidencia varía mucho en todo el mundo, con tasas normalizadas por edad de hasta 99,4 por 100 000 en América del Norte, Europa oriental, América del Sur, África austral y Asia occidental presentan incidencias moderadas, pero en aumento.

La prevalencia más baja se da en la mayoría de los países africanos, sin embargo, durante los últimos años la OMS mencionó que, se ha observado un incremento en la incidencia del cáncer de mama.

Aunque las investigaciones estiman que han reducidos los riesgos por este tipo de cáncer, las estrategias de prevención no se pueden eliminar, pues, entre más temprana es la detección, más pronto se puede eliminar la enfermedad.

Cómo realizar la autoexploración

  1. Frente a un espejo con los hombros rectos y los brazos en la cadera observe los pechos y revise el tamaño, forma y color. Si nota alteraciones como formación de hoyuelos, arrugas o bultos en la piel, pezones invertidos, enrojecimiento, dolor, sarpullido o inflamación acuda al especialista.
  2. Levante los brazos y revise si presenta alguna anomalía mencionada anteriormente, pero en esta posición.
  3. Fíjese si sale un líquido en uno o ambos pezones, este puede ser transparente, lechoso o amarillento, o sangre.
  4. Posteriormente, acuéstese y, con las manos invertidas palpe, es decir, la mama izquierda con la mano derecha y viceversa. Procure utilizar un tacto firme y pausado con las yemas de los dedos, manteniendo los dedos rectos y juntos. El movimiento debe ser circular, del tamaño de una moneda aproximadamente.
  5. Finalmente, palpe los senos en posición parada o sentada. La mayoría de las mujeres coincide en que la mejor forma de realizar este examen es en la ducha cuando la piel se encuentra mojada o resbaladiza

Síntomas del cáncer de mama

Estos pueden aparecer desde cambios en el color de la piel, inflamación o detección de una masa extraña, sin embargo, muchos tipos de cáncer no presentan ningún síntoma evidente.

La autoexploración de mamas debe ser parte de una rutina de atención médica mensual. La persona debe consultar con el profesional de la salud en caso de experimentar alteraciones en los senos.

A partir de los 40 años o si hay herencia genética para padecer la enfermedad, deben realizar una mamografía y someterse a un examen físico anualmente. Cuanto más temprano se descubre y diagnostica el cáncer de mama, más posibilidades hay de vencerlo.

El proceso concreto de diagnóstico puede tomar semanas e incluye varios tipos de análisis. Y, aunque la espera de los resultados puede parecer eterna, una vez que la persona comprende el panorama general.

Comentarios

X